México ¿Cómo vamos?
Columnas Animal Político
Puebla: lo que no se ve

Por: Valeria Moy (@ValeriaMoy)

 
10 de Mayo del 2016

En el blog de México, ¿Cómo Vamos? en Animal Político.

Puebla: lo que no se ve

Por: Valeria Moy (@ValeriaMoy

México, ¿Cómo Vamos? presenta en este blog una serie de artículos para mostrar la realidad económica de los estados que tienen elecciones en junio próximo, dando una perspectiva de los resultados que han tenido en materia económica en la última administración y de los problemas y oportunidades que enfrenta cada uno. Hablaremos de crecimiento, pobreza, desigualdad e informalidad; variables que afectan la calidad de vida de los habitantes e inciden en el desarrollo del país. Esta semana es el turno de Puebla.

“En seis años, no podemos resolver los problemas estructurales y rezagos históricos que padece nuestro Estado. No podemos seguir pensando, que los proyectos de Estado, empiezan y acaban en un sexenio”.

Rafael Moreno Valle, gobernador de Puebla, 11 de mayo de 2016

Es un verdadero gusto conocer el Museo Internacional del Barroco recientemente inaugurado en la ciudad de Puebla. Es un museo que, sin duda, cambiará la escena cultural de la ciudad y del estado, situado en un edificio creación de Toyo Ito, arquitecto japonés galardonado con el premio Pritzker, el llamado Nobel de la Arquitectura. No solo el edificio es espectacular, las exposiciones son excelentes y el restaurante delicioso. La zona en la que se encuentra ubicado, la Reserva Territorial Atlixcáyotl, se ve plena de modernidad y desarrollo. Universidades, centros comerciales, restaurantes, hoteles, todo conectado por nuevas vías de comunicación bien desarrolladas. La Estrella de Puebla, una rueda de la fortuna gigante, también se encuentra en esa zona.

La zona es una muestra de desarrollo, pero para poder evaluar la realidad económica de Puebla hay que ir más allá de la Reserva Territorial Atlixcáyotl. Es ahí donde los números nos presentan una imagen distinta del estado.

En términos de crecimiento económico podemos ver el vaso medio lleno y reconocer que en los últimos 5 años, Puebla ha crecido por arriba del promedio nacional anual. Mientras el país crecía al 2.9%, en el periodo comprendido entre 2010 y 2015, Puebla lo hacía a una tasa ligeramente superior, al 3.2%. Claro que este crecimiento no ha sido constante, ha tenido episodios de crecimiento sustancialmente mayores, como en el tercer trimestre de 2011 en el que creció al 6.7%, pero también épocas de decrecimiento, como el cuarto trimestre de 2013 en el que su producción disminuyó 2.6%.

Sin embargo, este crecimiento no ha sido el suficiente para mejorar el nivel de vida de los habitantes de Puebla. El ingreso per cápita de los poblanos ronda los 84,000 pesos anuales, prácticamente el 60% del nivel nacional que es 136,214 pesos. De los 32 estados del país, Puebla ocupa el lugar 28 en términos de PIB per cápita, siendo los siguientes Tlaxcala, Guerrero, Oaxaca y Chiapas. La productividad de los poblanos, es decir, el valor en pesos de cada hora trabajada es hoy 444 pesos por hora, muy por debajo del nivel nacional que es de 704 pesos por hora.

 

Los datos de creación de empleo formal llaman la atención. Para poder captar a la población que se incorpora anualmente a la población económicamente activa, en Puebla se tendrían que crear 60,500 empleos al año; empleos formales de preferencia si lo que queremos es impulsar la productividad y el desarrollo. Sin embargo, el estado está lejos de generar ese número. En los últimos cinco años ha creado, en promedio anual, 19,552 empleos formales. En el 2015, únicamente generó 22,235. Ese “déficit” de empleo formal, está siendo capturado por el sector informal. Hoy en día, el 68.5% de la población ocupada en Puebla lo está en el sector informal, exactamente el mismo porcentaje que existía en el 2010.

La tasa de desocupación en Puebla es menor a la tasa a nivel nacional, 3% frente a 4.2%. Puede sonar un dato alentador, pero a veces lo que no se ve también nos da información. A pesar de tener una baja tasa de desocupación, el 68.5% de sus trabajadores se desenvuelve en el sector informal, con la consecuente baja productividad y carga fiscal. Sin duda la informalidad es un problema del país, cuya tasa de informalidad es 53.4%, pero Puebla no puede negar que su problema es aún mayor. Es el tercer estado con mayor informalidad, solo seguido por Oaxaca y Guerrero, sus vecinos.

 

En el discurso que el actual gobernador pronunció al cumplirse los primeros 100 días de su administración, mencionó que en seis años no se pueden resolver todos los problemas estructurales ni los rezagos históricos del Estado. No podría estar más de acuerdo, debería de ser momento –aunque eso debería de ser siempre- de que las políticas económicas vayan más allá de los ciclos electorales y tengan una visión de futuro. Coincido plenamente en que las cosas no se pueden resolver del todo en seis años, pero desafortunadamente sí pueden empeorar. Los datos de pobreza proporcionan un desafortunado ejemplo.

En el 2010, el 48.3% de los poblanos se encontraba en pobreza laboral, es decir, con el ingreso laboral no pueden adquirir la canasta básica de alimentos determinada por el Coneval. La pobreza es un mal que aqueja a todo el país, pero en Puebla el problema es aún mayor. Cinco años después, el porcentaje de poblanos pobres se incrementó a 52% de la población. Entre 2010 y 2015, aumentó el número de pobres en 383,568. Hoy hay en Puebla 3,217,749 personas en esta situación.

Al visitar la Capilla del Rosario, el guía dijo que ahí todo lo que brillaba sí era oro. Desafortunadamente no podemos decir lo mismo de Puebla en su conjunto. Hay áreas de gran desarrollo y de vanguardia, pero más allá de esas zonas la informalidad, la baja productividad y la pobreza imperan. El 5 de junio los poblanos elegirán a un nuevo gobernador por un periodo menor a 2 años. Si en seis años no se pueden resolver todos los problemas, en dos años menos. Pero eso no significa que no se pueda hacer nada. Es momento de que se plantee una visión de futuro y se sienten las bases para ir mejorando todos esos temas en los que Puebla le está quedando a deber a sus ciudadanos.

 

@MexicoComoVamos

Relacionados
Desigualdad y pobreza, algunas reflexiones
Por: Arturo Damm Arnal (@ArturoDammArnal)
Leer más
Ahorro interno, una variable olvidada del crecimiento
Por: Félix Vélez (@felixvelez)
Leer más
Ingreso laboral sube, pero cambia de tendencia
Por: Gonzalo Hernández Licona (@GHLicona)
Leer más

Queremos saber más de ti y tu opinión sobre México, ¿Cómo Vamos?

 

Escríbenos a contacto@mexicocomovamos.mx

 

Conoce aquí nuestro aviso de privacidad.