#PreguntaExpertos

06 de Diciembre del 2020

El Índice de Progreso Social de México, cuya segunda edición se publicó el 30 de noviembre de 2020, señala que aunque el PIB es un fundamento importante para el progreso social, no es suficiente para detonarlo.

¿Qué acciones concretas pueden tomar los gobiernos estatales para aprovechar sus economías estatales e impulsar el bienestar social? ¿Qué acciones podrían ser tomadas por el sector privado?

Esta semana nos ayudan a entender:

Opinión: El índice de progreso social (IPS), al incorporar diferentes aspectos aspectos sobre la calidad de vida y bienestar social, más allá del puramente monetario, es u indicador que refleja mejor las condiciones de vida de la población.

Los estados de la república son co-rrespondables de mejorar varias dimensiones de IPS, a que enumerare en las que podrían tener una mayor incidencia.
1) Agua y saneamiento, es un aspecto donde los gobiernos estatales y municipales deben de sumar esfuerzos junto con la federación, sobre todo el acceso de agua potable a cada vivienda.
2) La seguridad personal, es otro factor en donde la mayoría de los gobiernos locales (estados y municipios) se han desantendido, en este aspecto es necesario un mayor involucramiento con responsabilidades y resutados concretos a corto plazo.
3) Mejorar el acceso a la información y sobre todo comunicaciones, es una parte donde los estados pueden tener corresponsabilidad, ya que además estos gobiernos al estar más cercanos a la población conocen las prioridades de las necesidades en comunicación.
4) Mejorar las condiciones ambientales es otra asignación pendiente, es importante impulsar, el tratamiento agua residuales, el uso de basura para generar energía eléctrica sobre todo para las mayores áreas metropolitanas.

Las sociedades modernas, deben de tener 3 fundamentos, sector público, privado y sociedad civil.
En la sociedad civil, se conjuntan con el sector privado en fundaciones, organizaciones no gubernamentales etc.
Estos entes, pueden coadyuvar en el impulso y desarrollo de
1) Nutrición y cuidados de la salud, a través de campañas de educación nutricional y cuidados higiénicos, bancos de alimentos.
2) Mejorar la Calidad medioambiental, mediante campañas de concientización y de limpieza ciudadana, así como de reciclado de materiales.
3) Derechos personales, el sector privado, en especial las empresas, deben de hacer valer los derecho laborales y humanos en sus espacios de trabajo.
4) Inclusión, debe de fomentarse la equidad de género en todos los aspectos, la no discriminación contra grupos minoritarios, y el respeto e inclusión a los discapacitados.
5) La libertad personal y de elección podría ser apuntalada por la iniciativa privada a través de campañas de promoción de los valores democráticos.
En la medida que iniciativa privada, gobiernos en sus tres órdenes, y sociedad civil se conjunten para potenciar los factores de calidad y progreso social, se podrá avanzar más rápido hacia una sociedad más rica, preparada e incluyente.

Opinión: En el ámbito estatal lo más importante es implementar reformas para la recaudación del predial con el objeto de contar con bienes públicos. Ver http://www.economia.unam.mx/assets/pdfs/econmex/05/04LuisdeCalle.pdf . Para el sector privado, la clave es tender puentes, que sean negocio, entre la informalidad y la formalidad.

Opinión: El estudio del Índice de Progreso Social (IPS) es un documento muy "rico" en elementos que podrían servir tanto los gobiernos estatales como el sector privado para generar una agenda de trabajo que impulse el progreso social. Las recomendaciones son diferentes para cada uno de los estados dependiendo de los resultados obtenidos en el IPS.

Opinión: Es obvio que es papel de los gobiernos estatales generar las condiciones institucionales que deriven en una mayor inversión privada y en consecuencia a mayor crecimiento, empleos y salarios. Es crucial que tanto los gobernadores como los presidentes municipales rediseñen la regulación que es excesiva e ineficiente, lo que encarece e inhibe la inversión. Tienen que dejar de actuar como buscadores de rentas.
Además, es indispensable inversión pública en infraestructura que detone la inversión privada. Utilizar las APP es un camino para aminorar la carga fiscal.
Un aspecto crucial es que gran parte de aquellos elementos que afectan el progreso social son de carácter municipal. Es indispensable que doten a su población de los bienes públicos básicos como agua, drenaje, calles pavimentadas, alumbrado público,parques, instalaciones deportivas, centros comunitarios y seguridad. Todos estos mejoran la calidad de vida de la población y aumentan el capital social, con el efecto positivo sobre el bienestar individual y comunitario. Obvio, esto cuesta y de ahí la necesidad de que hagan un esfuerzo propio de recaudación a través del impuesto predial y el cobro del agua.

Opinión: Los gobiernos estatales debieran mejorar su capacidad recaudatoria, por ejemplo en el caso del predial, y buscar con ello apoyar programa que fomenten la permeabilidad social. Salud y educación fundamentalmente.
El sector privado puede contribuir con programas de apoyo directo en estas mismas áreas, educación y salud, además de incidir en la vida cotidiana de sus comunidades: por ejemplo, mejorar condiciones para el trabajo de las mujeres en condiciones de igualdad.

Opinión: El progreso social es un logro sostenido que se manifiesta en la capacidad creciente de realización espiritual y material del individuo. Por ello, no puede depender de las perpetuas ayudas asistenciales que sólo fomentan dependencia y retroceso. La intervención gubernamental más eficaz sería ampliar el acceso a la educación de calidad desde una edad temprana, que inculque la curiosidad intelectual y el espíritu de superación.

Opinión: Poner en el centro la inversión, tanto pública como privada. La prioridad debería ser reducir las brechas en el acceso a servicios públicos de calidad y en las condiciones de la vivienda en todo el país, para no dejar a nadie atrás. Esto implica una fuerte apuesta por aumentar los niveles de inversión pública, así como la calidad de ésta, donde el sector privado complemente los esfuerzos de inversión tanto en lo público como al interior de sus organizaciones.

Para que el esfuerzo anterior sea suficiente y adecuado, los gobiernos subnacionales deben apuntar hacia un impulso en las recaudaciones propias con los instrumentos disponibles, especialmente aquéllos que gravan la propiedad –como el ISTUV (tenencia) y el impuesto predial. Más allá de los esfuerzos federales por aumentar la cantidad de dinero público disponible, sin un esfuerzo local los gobiernos subnacionales no contarán con la autonomía fiscal para poder llevar adelante sus agendas propias, especialmente en materia de inversión y obras públicas.