#PreguntaExpertos

30 de Mayo del 2022

¿Cuáles consideras que son las mayores omisiones del Paquete Contra la Inflación y la Carestía (PACIC) que deben tomarse en cuenta en su revisión?

Esta semana nos ayudan a entender:

Opinión: El paquete no incluye medidas de emergencia para quienes, a partir de la crisis inflacionaria y de alimentos, pasan hambre. El hambre ha incrementado a partir de la pandemia y ahora por el incremento en el precio de la comida, y el Gobierno debe implementar ayudas de corto plazo como parte de este paquete.

Opinión: La falta de impulso para la productividad nacional. Lo que estamos viviendo hoy es una inflación fundamentalmente importada y por lo tanto, fuera del control de este gobierno. Nada va a impedir que las materias primas sigan aumentando de precio como consecuencia de la invasión rusa a Ucrania. Bajo estas circunstancias, México debería tener un plan que le permita atraer inversiones, desarrollar nuevos empleos y mejores pagados y enfocar sus esfuerzos en el desarrollo de la región Norteamérica como la región en donde nuestros socios estratégicos llevarán a cabo el "nearshoring"

Opinión: Me parece que el paquete, para tener algún éxito, debe tener consistencia interna y enfocarse a alentar la oferta de bienes y servicios. En cuanto a la consistencia, los aumentos a los sueldos del magisterio no abonan al esfuerzo antiinflacionario y se percibe que más bien obedecen a prioridades políticas con vista a las próximas elecciones.

Segundo, el gobierno requiere hacer un esfuerzo creíble con vistas a eliminar los obstáculos institucionales, de seguridad y de costos hundidos a la producción.

Mientras estas condiciones no se cumplan, el efecto del programa será muy limitado.

Opinión: No creo que haya omisiones importantes. Hay alternativas. No obstante, en mi opinión es lo que se puede hacer, pero lo más importante es mandar una señal, que nos preocupa la inflación... en el fondo se quiere anclar expectativas y este instrumento algo -poco- ayuda. Pero es lo que hay que intentar...

Opinión: Debe aclararse que este programa no pretende ni podrá controlar la inflación, el propósito es ayudar a que algunos artículos de consumo básico no suban de precio pero dichos productos son sólo una parte muy pequeña de los considerados para el cálculo del INPC.

Además es muy probable que su impacto se dé solo en la economía formal y que en los tianguis se vendan a otros precios sin ningún control.

En resumen el impacto sobre la inflación será muy limitado y ojalá, al menos, sirva para que estos 24 productos se puedan adquirir por las familias con mayores carencias.

Las medidas de oferta, en el mejor de los casos, ayudarán en el mediano plazo, cuando probablemente el problema ya se haya superado. Creo que había poco que hacer y que el no haber puesto un control de precios es muy adecuado ya que solo empeoraría la situación generando escasez.

Opinión: Dado que el objetivo de mantener una inflación baja y estable corresponde al Banco de México, era fundamental que un paquete de medidas diseñado por el gobierno federal para contener el aumento de la inflación resultara de una acción coordinada de política económica entre autoridades monetarias y fiscales. El principal canal de transmisión de la política monetaria es el da las expectativas, es decir, las y los agentes económicos deben estar convencidos de que la autoridad monetaria tomará las acciones necesarias para que la inflación converja a su meta de 3%.

En ese sentido, la gran omisión de este paquete es la colaboración con el Banco de México para armonizar las medidas en el paquete con los objetivos de convergencia de inflación en el horizonte que opera la política monetaria. En ausencia de este aspecto, y con medidas de carácter temporal poco eficaces, será muy difícil que tenga los resultados deseados, esto es, una inflación baja y estable de forma sostenida, por un horizonte relativamente prolongado de tiempo.

Opinión: Veo tres grandes omisiones: la ausencia de medidas que incluyan a las mipymes, que son una enorme mayoría en este país y que han visto sus costos de producción crecer sin ventajas; la perspectiva de soberanía alimentaria que tanto pregona esta administración, con una reducción de aranceles a la importación de alimentos que afectará especialmente a pequeños y medianos productores de alimentos; y la propuesta de medidas de competencia y política industrial que asuman una mayor vigilancia de los precios, pues la inflación es un fenómeno profundamente distributivo que afectará tanto a los hogares como a las empresas menos favorecidas.

Opinión: Creo que es afortunado que no se haya caído en la tentación de introducir control de precios que terminan produciendo escasez y mercados negros. Lamentablemente, al estar inmersos en un proceso de inflación global, siendo México una economía global, es poco lo que se podrá hacer para disminuir la tasa de inflación. Sin embargo, es positivo que se busque reducir aranceles en productos agropecuarios (medida que se debería tornar permanente) y que se busque disminuir el robo en carreteras y vías ferroviarias. También es positivo agilizar trámites aduanales. Una importante omisión si se busca reducir los niveles de precios - si bien no las tasas de inflación- es fortalecer a la Comisión Federal de Competencia.