📆 Esta semana en México, ¿cómo vamos?   |    Lunes 15 de abril: Estadísticas de transporte urbano de pasajeros (ETUP), febrero 2024    |    Martes 16 de abril: 🌏 Perspectivas económicas del Fondo Monetario Internacional (WEO)    |    Miércoles 17 de abril: Foro Immigration on the road: Movilidad laboral en Norteamérica    |    Jueves 18 de abril: 🚦 Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU), 1T2024 / Indicador Oportuno de la Actividad Económica (IOAE), marzo 2024    |    Descarga nuestro calendario económico aquí.

#PreguntaExpertos

05 de Septiembre del 2022

Conforme regresamos a niveles prepandemia, vemos que persisten grandes problemas estructurales del mercado laboral: alta informalidad laboral, ingreso promedio bajo, baja productividad y un alto costo de oportunidad para la hacienda pública, todo esto en un país con 38.3% de su población en pobreza laboral.

¿Qué acciones concretas consideras que deben implementar empresas, legisladores y/o gobiernos locales para resolver el laberinto de la informalidad laboral, sus causas y consecuencias?

Esta semana nos ayudan a entender:

Opinión: Los Gobiernos, ya sea locales o el federal, pudieran ofrecer incentivos para registrarse con la autoridad tributaria. Quizás de manera más importante, el Gobierno debe demostrar que gasta los impuestos en impulsar la calidad de vida de los habitantes (y no en las empresas energéticas del Estado).

Opinión: La informalidad tiene varias causas, pero hay dos que me parecen fundamentales. Por un lado, la insuficiente oferta de trabajo formal, la cual depende de una regulación simplificada, y de incentivos a la inversión, de manera particular en PYMES y MIPYMES. La otra causa relevante es la insuficiente capacitación de los ciudadanos. Necesitamos mejorar los niveles de educación básica, media y una política educativa que fomente la certificación técnica. No hay fórmulas mágicas de corto plazo. Pero se necesita alinear el corto al largo y dejar de reinventarnos cada sexenio.

Opinión: Tomar en serio la extorsión como práctica común y el principal obstáculo y desincentivo para las empresas pequeñas crezcan y se formalicen. Mientras la formalización implique extorsión habrá poco crecimiento.

Opinión: Lo más importante es reducir las barreras regulatorias de entrada y salida de empresas de los mercados así como eliminar todas aquellas trabas, también regulatorias, que encarecen su crecimiento. El problema, sin embargo, es que nos enfrentamos a un arreglo institucional que premia la búsqueda y apropiación de rentas por parte de los funcionarios públicos encargados de diseñar y aplicar las regulaciones. Corrupción.
Otra medida es reducir la cuota patronal al sistema de seguridad social (IMSS) ya que está actúa como un impuesto a la creación de empleos formales y, simultáneamente, homogeneizar el IVA para financiar el sistema de seguridad social.

Opinión: Es necesario flexibilizar y facilitar el ingreso a la formalidad laboral. Hoy dar de alta o de baja a un trabajador es un trámite complejo y costoso. Despedir a un trabajador es complicado sin importar las razones, eso hace que se tenga que pensar muy bien en sí vale la pena o no dar de alta a un trabajador. Por otro lado, las personas valoran en poco la formalidad, los beneficios son muy poco importantes en la decisión.

Opinión: La propuesta tradicional siempre versa sobre la reducción de costos de ingreso al sector formal. Sin embargo, aunque el efecto es positivo en general para la economía, la evidencia señala beneficios muy limitados en la reducción de informalidad de estas medidas. Una alternativa es reducir los costos (o incrementar los beneficios) de la formalidad, por ejemplo, a través de estímulos fiscales, aunque en algunos casos estas medidas pueden no ser costo-efectivas.

La evidencia en América Latina indica que se obtienen mejores resultados de instrumentos que refuercen la aplicación de la ley, sobre todo en unidades económicas que no cuentan con registro formal. Otro elemento que afecta la decisión de los individuos por mantenerse en la informalidad estriba en la existencia de programas de transferencia de efectivo. En una administración federal que las facilita de manera no condicionada, la lucha contra la informalidad es remar a contracorriente.

Opinión: El proceso de expansión económica posterior al encierro de la pandemia en 2020 estuvo acompañado de una recuperación asimétrica del mercado laboral. A los problemas ocasionados en diferentes sectores por el encierro y las políticas de distanciamiento, hay que añadir la aprobación de reformas a nueve leyes federales con las que se prohibió la subcontratación de personal y se acotó la tercerización de servicios especializados. Una consecuencia directa de ambas situaciones fue que la recuperación del mercado informal ha dominado a la del mercado formal. Al 2T-2022, por cada puesto de trabajo en el sector formal se han creado casi 3 en el sector informal desde el 2T-2020, por lo que es fundamental que se creen los incentivos necesarios para que estos puestos de trabajo se integren al sector formal de la economía. Primero, a través de programas de incorporación para empresas informales mediante incentivos fiscales del sistema renta. Segundo, con acciones específicas para que aquellas personas que trabajan por su cuenta se inscriban en las instituciones de seguridad social vía una reducción de cuotas de incorporación, en la cual la aportación gubernamental sea mayor que se vaya reduciendo a través del tiempo. Un aspecto adicional a considerar tiene que ver con los sectores que resulten más afectados a nivel regional, pues la heterogeneidad en ambas dimensiones (regional y sectorial) será crucial para que los programas de incorporación e incentivos fiscales sean más eficaces para capturar un mayor porcentaje de la población informal.