📆 Esta semana en México, ¿cómo vamos?   |    Lunes 15 de abril: Estadísticas de transporte urbano de pasajeros (ETUP), febrero 2024    |    Martes 16 de abril: 🌏 Perspectivas económicas del Fondo Monetario Internacional (WEO)    |    Miércoles 17 de abril: Foro Immigration on the road: Movilidad laboral en Norteamérica    |    Jueves 18 de abril: 🚦 Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU), 1T2024 / Indicador Oportuno de la Actividad Económica (IOAE), marzo 2024    |    Descarga nuestro calendario económico aquí.

#PreguntaExpertos

09 de Octubre del 2023

¿Cuál es tu balance de los datos de pobreza multidimensional 2022 publicados por el Coneval?

Esta semana nos ayudan a entender:

Opinión: Es un alivio ver que casi nueve millones de personas salieron de la pobreza en los últimos años. Esto se debe, primordialmente, a los incrementos en el salario mínimo acordados en el TMEC. Al mismo tiempo, los datos expusieron que los servicios gratuitos de salud son tan importantes como incrementar el ingreso y, en ese sentido, la situación empeoró para millones de mexicanos.

Opinión: Preocupa mucho la falta de acceso a la Salud. Esta carencia arrastra familias a la pobreza y se convierte en una tragedia social.
Preocupa también que sean las transferencias las que alivien la pobreza de un grupo de personas ya que es un paliativo, la solución real debiera ser la creación de empleos.
El número de personas en pobreza sigue siendo enorme y el fenómeno de la informalidad generará una tragedia a futuro ya que todas esas personas no tendrán pensión ni acceso a la salud.
Mucho por hacer

Opinión: El análisis del informe 2022 sobre pobreza multidimensional emitido por el CONEVAL revela panorama complejo para México. Por el lado positivo, se observa una reducción importante en la pobreza multidimensional en comparación con el periodo anterior a la pandemia; la cual se situaba en el 41.9% de la población en 2018 (equivalente a 51.9 millones de personas) y descendió al 36.3% (46.8 millones de personas) en 2022.

Esta disminución se atribuye principalmente a la elevación de los ingresos laborales reales en el sector formal. De acuerdo con los registros del IMSS, estos ingresos han experimentado un incremento sustancial desde 2016. Adicionalmente, otras fuentes de ingreso que son de relevancia para los segmentos poblacionales de menor ingreso, como las remesas y las transferencias gubernamentales, también han registrado un aumento en los últimos años, contribuyendo así a la mencionada reducción en la pobreza multidimensional. De continuar aumentando la nómina formal real como ha sucedido en 2023 derivado de las inversiones por la coyuntura del Nearshoring, podemos esperar que esta tendencia continúe a la baja.
Sin embargo, los datos del CONEVAL también muestran otros desafíos. El porcentaje de población en situación de pobreza extrema se recuperó en 2020, para mantenerse en 7.01% en 2022, porcentaje similar al de 2018. Además, se ha evidenciado un incremento considerable en las carencias relacionadas con la educación y el acceso a servicios de salud, lo cual pone de manifiesto la imperante necesidad de abordar problemas estructurales. Esto da señales de que además de la mejora en los ingresos, es necesario implementar estrategias para atender estos problemas estructurales y permitan combatir la pobreza de manera más efectiva y sostenida.

Opinión: Las buenas: tras cuatro años de esta administración, se redujeron de manera efectiva tanto la pobreza como la desigualdad económica en el país.

Las malas: Esta reducciones no fueron sin un impacto económico pronunciado durante los tres años de pandemia, además de las muertes relacionadas con ésta. Además, el fracaso en la transición del Seguro Popular al INSABI dejó desprotegida a la población más vulnerable: la que no tiene acceso a la seguridad social que viene aparejada con un contrato de trabajo. A lo anterior se suma la baja reducción de la pobreza extrema, la que implica no tener siquiera para cubrir las necesidades más básicas como la alimentación.

Las peores: el avance del uso de consultorios de farmacias, así como de hospitales y consultorios privados, que representa no solo un retroceso en el ejercicio efectivo del derecho a la salud, sino una privatización de facto de los servicios de salud en el país.

Aún queda un largo camino para el ejercicio efectivo de los derechos y el cierre sostenido de las brechas de desigualdades, que son solo posibles con infraestructura social y servicios públicos de calidad y al alcance de todas las personas.