#PreguntaExpertos

15 de Noviembre del 2018

El 29 de octubre el Presidente Electo anunció que se cancelaría la obra del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México (NAICM). ¿Qué podría hacer el próximo gobierno para generar certidumbre entre los inversionistas ante esta decisión?

Esta semana nos ayudan a entender:

Opinión: Dar marcha atrás. Reconocer que se equivocó. (Sé que es pedir un imposible).

Opinión: La decisión de cancelar el NAICM afectó la certidumbre entre los inversionistas, para mejorar esta situación, el próximo gobierno deberá de tener una agenda agresiva con resultados tangibles en el corto plazo en materia de competitividad, atracción de inversión extranjera y estado de Derecho.

Opinión: La divulgación del presupuesto va ser punto clave. Tendrá que ser, efectivamente, una propuesta de austeridad bien encaminada, con números que cuadran y que proyectan su "conservadurismo fiscal", con supuestos macroeconómicos creíbles.

Opinión: Explicar con toda claridad las razones técnicas y en su caso de corrupción que existieron para tomar la decisión. (Si es que existen) Comprometerse a no volver a utilizar de manera irresponsable el mecanismo de consulta para tomar decisiones que debieran tomarse de otra manera.

Opinión: 1. Dar certeza jurídica y confianza, que respetará el estado de derecho, los derechos de propiedad, el marco jurídico, y que dejará de usar la farsa de consultas ilegales y amañadas para justificar decisiones ya tomadas.
2. Explicar con datos técnicos la conveniencia de cambio de ubicación del nuevo aeropuerto.

Opinión: La certidumbre únicamente se obtiene con hechos, se tiene que cumplir y hacer cumplir la ley y los acuerdos. Los actos tienen que ser transparentes y creíbles. No se puede manipular la información.

Opinión: Permitir que el sector privado termine la obra, a través de una emisión bursátil de deuda que permita a ahorradores de todos los tamaños invertir en el proyecto de infraestructura más grande y rentable del país en los últimos 30 años. Olvidarse de la quimera de Santa Lucía. Usar los terrenos del actual AICM para crear una zona natural abierta al público en el oriente de la CDMX, zona que lo necesita urgentemente. Eliminar cualquier posibilidad futura de corrupción en la obra a través de transparencia, cero tolerancia y rendición de cuentas, y hacer inversiones públicas en la conectividad urbana del NAIM y la remediación ambiental de la zona, cuyo deterioro es evidente desde el S. XVII.

Opinión: Impulsar un presupuesto de egresos en el que se privilegie la calidad del gasto público y no meramente los compromisos políticos y las ocurrencias.
Dejar que los precios de los energéticos se determinen en el mercado sin manipulación oficial.
No vulnerar la autonomía del Banco de México y demás órganos constitucionalmente autónomos.
Fiscalizar de verdad y no meramente confiar en la honradez de la ciudadanía, como dice que hará el presidente electo.