#PreguntaExpertos

15 de Abril del 2019

Entre enero y febrero, los ingresos públicos han sido inferiores en 3.9% real respecto al mismo periodo de 2018. Dado este escenario, ¿qué puede hacer el gobierno para incrementar la recaudación?

Esta semana nos ayudan a entender:

Opinión Homologar el IVA e ISR en todo el país - Homologar IVA e ISR pero a tasas menores.

Opinión Disminuir el estímulo al IEPS de gasolinas y diesel - Las tres opciones conjuntas.
La reducción del IVA en la frontera crea distorsiones en un único mercado, y además es inequitativo, precisamente la frontera norte no es la más pobre del país, y se están dando subsidios cruzados de las regiones mas pobres a las menos pobres.

De los pocos impuestos progresivos son el IEPS a gasolinas, un estímulo es totalmente regresivo otra vez, en favor de las clases medias y altas que tienen y usan más el coche.

Finalmente hace falta aumentar la presión fiscal y por lo tanto es muy importante, incorporar nuevos contribuyentes para evitar evasión y elusión

Opinión Otra - En el corto plazo, fortalecer la recaudación por tenencia vehicular y por impuesto predial. En el mediano aplicar una reforma fiscal a fondo.

Opinión Otra - Promover un ambiente conducente a la inversión y el crecimiento.

Opinión Otra - El gobierno puede incrementar su recaudación al aumentar la actividad económica (PIB). Por lo que le recomendaría hacer uso de la política fiscal enfocada en aumentar la productividad, el empleo y el PIB.

Opinión Otra - Es necesario una reforma fiscal, junto con medidas adicionales como homologar el IVA e ISR en todo el país, disminuir el estimulo al IEPS de gasolinas, reimponer la tenencia a automóviles y reforzar los esfuerzos de fiscalización del SAT.

Opinión Otra - Disminuir el estímulo al IEPS de gasolinas es buena opción y progresivo. Generalizar el IVA a alimentos y medicinas (sólo este gobierno podría lograrlo) les daría abundantes recursos que podrían redistribuir a los más necesitados. A nivel estatal, la propuesta de Arturo Herrera de volver a cobrar tenencia disminuiría distorsiones absurdas y es una buena alternativa de un impuesto progresivo que se recauda fácilmente y que podría etiquetarse para infraestructura. Cobrar prediales localmente también sería excelente opción y podría destinarse directamente a mejorar escuelas, por ejemplo.

Opinión Disminuir el estímulo al IEPS de gasolinas y diesel - Dado el impacto no deseado del subsidio a las gasolinas que favorece más a los que más consumen, eliminarlo generaría recursos adicionales al gobierno que hoy se destinan a beneficiar a quien menos lo necesita.

Opinión Homologar el IVA e ISR en todo el país - Todas las propuestas conjuntamente, homologar IVA e ISR, disminuir el estímulo de gasolinas, y por supuesto mejor fiscalización.
En el mediano plazo, entre más corto mejor, una nueva reforma fiscal.

Opinión Destinar más recursos a inspecciones - Las opciones de homologar IVA y disminuir estímulos de IEPS, aunque incentivarían la recaudación y disminuirían el gasto NO incentivarían el pago de impuestos. Es necesario hacer cumplir la ley, mayor inspección, pero es necesario perseguir a los evasores así como sancionarlos, de nada sirve homologar IVA si no se va a perseguir que en realidad se pague lo correspondiente .

Opinión Disminuir el estímulo al IEPS de gasolinas y diesel - El subsidio a combustibles beneficia de manera desproporcionada a los más ricos y perjudica fuertemente la economía de los más pobres. México no es un país productor de combustibles. Eliminar el subsidio es quizás la política más sensata económicamente hablando, pero entraña riesgos políticos que deben administrarse. Un subsidio directo a las familias que pueda convertirse en transporte público (como una tarjeta de transporte subsidiada) es una idea preferible, así como otras medidas de ordenamiento territorial, trabajo remoto, telecomunicaciones y cualquier medida que ayude a reducir la cantidad demandada de transporte.

Opinión Otra - El problema de finanzas públicas va más allá de lo coyuntural y requiere medidas integradas que no se agotan con homologar impuestos, reducir subsidios a la gasolina o aumentar la fiscalización. Es necesaria una reforma hacendaria profundamente redistributiva, que involucre las finanzas públicas de estados y municipios y que tenga un impacto claro en la promoción al crecimiento. Trasladar las deducciones impositivas al sureste del país, elevar la recaudación del impuesto predial y construir un sistema de seguridad social universal, financiado con impuestos generales, irían en la dirección correcta.

Opinión Disminuir el estímulo al IEPS de gasolinas y diesel - El actual gobierno está modificando los apoyos a gasolina y diesel para evitar que su precio suba, algo que ya ocurría en el gobierno anterior. Sin duda la medida obedece a circunstancias políticas pero el costo para las finanzas públicas es elevado, su impacto es regresivo en términos de la distribución del ingreso y es contraria a la sustentabilidad ambiental.

Opinión Homologar el IVA e ISR en todo el país - Una precisión en cuanto a las cifras: los ingresos tributarios no petroleros del gobierno federal, entre enero y febrero de 2019 disminuyeron 18.6% en términos reales; sin embargo, considerando el primer bimestre de 2019 con respecto al primer bimestre de 2018 aumentaron 3.4% en términos reales.
Con respecto a qué podría hacer el gobierno para fortalecer las finanzas públicas en materia de INGRESOS, sería necesario: 1) homologar la tasa del IVA y del ISR en toda la República. El gobierno actual ha argumentado que la reducción de los impuestos en la zona fronteriza reactivaría el consumo y la producción en esa región del país, ¿por qué el trato discriminatorio? El gobierno no considera los efectos en la redistribución del ingreso, ni el impacto en la asignación de los recursos, tampoco el incentivo que ese trato diferencial tendría en la elusión o evasión de impuestos. Si se quiere aumentar la competitividad, tienen que aplicarse otras medidas. 2) Analizar la opción de generalizar el IVA a todos los productos, aplicando una tasa menor a 16% y, simultáneamente, reducir el ISR.
3) Reducir el estímulo vía IEPS a gasolinas y diesel; ya que es un subsidio altamente regresivo, es decir, se beneficia más al consumidor que tiene mayores ingresos.
Con respecto al GASTO: 4) Se debe revisar y, en su caso, rectificar la política de subsidios que ha anunciado el gobierno, ya que son altamente distorsionares y los efectos favorables que se han prometido a la población objetivo son sumamente cuestionables, por ejemplo: precios de garantía, que cuando se aplicaron en México mostraron ser inefectivos, ineficientes y causantes de mucha corrupción.
5) En general revisar los programas de gasto y privilegiar aquéllos que hayan mostrado un mayor impacto de acuerdo con sus objetivos y metas originales. Esto requiere la construcción de una evaluación de impacto objetiva.