#PreguntaExpertos

13 de Septiembre del 2019

Este mes el Banco de México redujo la tasa de interés de referencia a un nivel de 8.00%. En su opinión, ¿la política de reducción de tasa de interés incentivará el consumo y promoverá la inversión?

Esta semana nos ayudan a entender:

Opinión No - La falta de inversión directa no se debe al crédito caro (suponiendo que lo sea), sino a la desconfianza generada por la administración de AMLO. La baja en la TII no la incentivará. Tampoco creo que incentive la compra de bienes y servicios para el consumo final: habrá que ver qué efecto tiene la baja de un cuarto de punto porcentual en la TII en el resto de las tasas, sobre todo en tarjetas de crédito, efecto que será insuficiente para incentivar más compras de bienes y servicios.

Opinión Sí - En principio lo que se busca es reactivar tanto consumo e inversión, y en ese sentido es una buena decisión aunque quizá no suficiente, quizá un medio punto más era deseable.

Sin embargo, debe de haber otras medidas para fomentar ambas variables, en concreto detonar la inversión pública en infraestructura bajo un plan articulado y de largo plazo.

Opinión No - Es una medida en la dirección correcta, pero insuficiente por si sola para lograr impulsar la inversión o el consumo. Mientras no cambie la política fiscal, muy difícil veo que ello ocurra.

Opinión No - La evidencia empírica tanto en México como en el extranjero sugieren que el impacto de esta dimensión de cambio de tasa, en un entorno de cierta incertidumbre, no presenta un efecto.

Opinión Otra - La reducción de tasa de interés ayudará a bajar el costo del dinero y podría tener un impacto positivo en la inversión. Para promover la inversión se requiere un esfuerzo integral por parte del Gobierno que incluya señales y acciones claras en esa materia. Acciones puntuales que se podrían realizar son: mejorar las calificaciones de las calificadoras tanto de Pemex como de la Gobierno Federal; respetar el estado de derecho; mejorar la seguridad del país; disminuir la corrupción entre otras.

Opinión No - El cambio de la tasa (25 puntos base) es marginal. Un cambio de esta magnitud no tendrá mayor impacto sobre las tasas activas de interés, tanto las bancarias como las no bancarias.
Por lo que respecta a la inversión privada, además de que no habrá cambios significativos en las tasas activas de interés, en los últimos meses esta ha dependido de otros factores como la incertidumbre respecto de la política económica en materia de vigencia del estado de derecho, respeto de los contratos y de los derechos privados de propiedad. Por otra parte, el estancamiento de la economía y las perspectivas de muy bajo crecimiento económico, si no es que negativo, previsiblemente retrasará los flujos de inversión, más aún cuando también se espera una desaceleración del crecimiento mundial.
En cuanto al consumo, particularmente el de bienes duraderos, éste depende más de las perspectivas en cuanto al ingreso futuro de los hogares. Aquí no pinta bien.
Así, en resumen, no creo que la reducción en la tasa de fondeo tenga un impacto significativo.

Opinión No - La inversión requiere sobre todo de la existencia de un ambiente de confianza y estado de derecho, así como de expectativas sobre un futuro mejor. La disminución de la tasa ayuda pero sólo si lo demás está presente.

Opinión No - La reducción de la tasa de interés, no tendrá ningún efecto significativo por varias razones.
1. El crédito bancario en México es de los menores en el mundo como proporción del PIB, ligeramente arriba de 30%, aún cuando la tasa se redujera más, el impacto sería marginal. No hay posibilidades de que en el corto plazo se incremente el crédito como para tener un impacto significativo.
2. La reducción de 0.25 es marginal como para que la TIIE, la tasa base para los préstamos fuera, en todo caso, un incentivo o pedir mayor crédito.
3. La actividad económica depende hoy más de la evolución de la economía americana, de la producción industrial y manufacturera, no hay manera que nuestra tasa de interés compense la caída en Estados Unidos.

Opinión No - La disminución es muy modesta y es poco probable que vengan reducciones adicionales que sean sustanciales. Prevalece un entorno desfavorable para los inversionistas y consumidores, por las erráticas (y a menudo adversas) señales de este gobierno (tanto declaraciones presidenciales, como decisiones que se han tomado). Si se agrega el agravamiento reciente del problema de la inseguridad, muy probablemente el gasto seguirá estancado.

Opinión Otra - La reducción de tasas del Banco de México contribuye a alentar el consumo y la inversión, sin embargo, el entorno de desconfianza que prevalece en cuanto a el respeto a los contratos y a las instituciones tiene un mayor impacto en las personas sobre estas decisiones. Mientras no se den muestras de políticas públicas y de acciones de gobierno que permitan recuperar la confianza de las agentes, poco será el impacto en el consumo y la inversión de la reducción de tasas.

Opinión Otra - Una reducción no será suficiente. Se necesita un ciclo de relajamiento de al menos 200 puntos base más.

Opinión No - En el contexto actual el factor principal para alentar la inversión es la certidumbre. Las decisiones tomadas por el gobierno y la forma en que las toma (cancelación de obras de infraestructura, modificaciones a los contratos, etc.) desincentivan la inversión por el riesgo que conllevan. Por otra parte, la debilidad del Estado ante el crimen organizado magnifica el riesgo de las inversiones y de la actividad económica en general.