#PreguntaExpertos

14 de Febrero del 2020

De acuerdo con las estadísticas oportunas de finanzas públicas al cierre de 2019, en el año la Secretaría de Hacienda hizo uso de 125 mil millones de pesos provenientes del Fondo de Estabilización de Ingresos Presupuestarios (FEIP) para compensar ingresos públicos menores a los esperados. ¿Consideras que es una medida adecuada para complementar los ingresos públicos? ¿Qué medidas recomendarías para aumentar los ingresos del gobierno en 2020?

Esta semana nos ayudan a entender:

Opinión No. Se debe reducir el gasto público y ejercer menos presión sobre ingresos - Se debería (cosa que NO va a suceder) revisar a fondo en qué, cuánto y cómo gasta el gobierno, siendo que el gobierno gasta en muchas cosas que no debería (que nada tienen que ver con sus legítimas funciones), razón por la cual de entrada gasta de más y, en muchos casos, de mala manera. El uso del FEIP fue equivalente a "romper el cochinito" y disponer de recursos no recurrentes, lo cual, de no ajustarse el gasto a los ingresos disponibles, y de preferencia a lo recaudado por impuestos, traerá problemas.

Opinión No. Se deben eliminar estímulos fiscales como el del IEPS a combustibles para aumentar recaudación - Es importante que el Gobierno elimine todos los subsidios, como los estímulos fiscales al IEPS, donde el consumo de éstos bienes representa un problema de salud pública, como es el caso de alcohol, tabaco. En el caso de las gasolinas los estímulos son abiertamente regresivos y a la mayor brevedad debería corregirse esa distorsión. Un país con alta desigualdad como México, es inconcebible políticas que agudicen aún más la desigualdad como lo es el el subsidio a combustibles.

Es esquizofreniico e incongruente, una política social de más ayudas sociales combinada con subsidios a los combustibles, donde la mayor parte de éstos subsidios se la llevan las familias con mayores ingresos.

Opinión Otra - Lo fundamental es estimular, verdaderamente, la inversión y el crecimiento económico. El gobierno ha tomado ya demasiadas decisiones y, si no se cuida y cambia muy pronto el rumbo, va a ser muy, muy difícil crecer en el resto del sexenio. Esa sería la única manera de aumentar los ingresos públicos.
Respecto a la pregunta específica de qué hacer, tiene que ver con lo mismo: enviar recursos enormes a Pemex, a una empresa que requiere cirugía mayor y participación privada en todos sus ámbitos (en el marco de la contrarreforma energética en los hechos), es el camino más corto hacia la inestabilidad macro del país. Ya no habrá fondos acumulados por años para que saquen del hoyo a las finanzas públicas. De hecho, el gasto público que se ha dejado de hacer debería destinarse a servicios públicos de calidad para los ciudadanos, y no para pagar elefantes blancos.

Opinión Otra - Las finanzas públicas deben ser sostenibles desde el punto de vista de largo plazo. El uso de un activo, como el fondo de estabilización, es económicamente equivalente a incrementar el endeudamiento. El artículo 73 fracción VIII de la Constitución mandata que el endeudamiento neto sólo se justifica, y por tanto la venta de activos, si se utilizan los recursos para invertir en infraestructura que expanda la capacidad de producción de la economía en el futuro. Así, si la reducción del fondo es utilizada para otros fines es no sólo anticonstitucional sino también contraria a los intereses económicos de largo plazo. En vista que en 2019 los requerimientos financieros fueron 2.3 por ciento del PIB y se utilizaron también recursos petroleros para gasto corriente, el uso del fondo probablemente no se uso para sustituir un activo por otro.

Opinión Otra - En mi opinión el uso de este Fondo debe responder y respetar las reglas fiscales que se establecieron en LRH. Ese es el punto que se debe mirar.

Opinión No. Se debe reducir el gasto público y ejercer menos presión sobre ingresos - ¿Qué realizará el Gobierno Federal una vez que el Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios (FEIP) se agote? Desde mi punto de vista el Gobierno Federal debe de implementar en una serie de medidas para reducir el gasto y eliminar estímulos fiscales.

Opinión Otra - Se requiere, por una parte, un diseño tributario que además de fortalecer estructuralmente los ingresos tributarios, genere los incentivos alineados con el crecimiento.
Y, por otra, es indispensable mejorar la eficiencia y eficacia del gasto público. Ello implica eliminar programas y proyectos de inversión con rentabilidad social negativa y/o regresivos.

Opinión No. Se deben eliminar estímulos fiscales como el del IEPS a combustibles para aumentar recaudación - Pero adicionalmente hay que llevar a cabo una reforma fiscal, México requiere incrementar la recaudación en varios puntos del PIB, requerimos una reforma fiscal que permita la deducción inmediata de la inversión, del 100%, , el mismo día que se dé, generalizar y aumentar el IVA, una mucho mayor fiscalización para reducir la informalidad en las empresas y llevar a cabo una estrategia para lograr una atención de salud universal, cubierta con impuestos generales. De esta manera se terminaría además la relación de las empresas con el IMSS.

Opinión Otra - Los ingresos públicos excedentes (no presupuestados) se deben utilizar PARA LIQUIDAR DEUDA ANTICIPADAMENTE. De otra forma se abre un margen enorme para la discrecionalidad y clientelismo en el gasto público.

Opinión Otra - El uso del Fondo de Estabilización tiene sentido para suavizar el ciclo económico-político que generalmente se presenta en la transición de una administración a otra. Sin embargo, es clave el uso de tales fondos.
No se debe reducir el gasto público para ejercer menos presión sobre ingresos a costa de una reducción del bienestar evitable.Aunque deben eliminarse estímulos fiscales como el del IEPS a combustibles, y así aumentar recaudación, esto no basta para suavizar el ciclo.
La clave es que el FEIP se use en proyectos de inversión en capital físico y humano que sean rentables socialmente y permitan reponer eventualmente los recursos utilizados.

Opinión Otra - Conviene comenzar aclarando que el uso de los recursos acumulados en el FEIP o en cualquier otro fondo o cuenta no deben ser considerados como ingresos, sino como un financiamiento. Esta distinción es fundamental y en los manuales de finanzas públicas es conocida como una transacción u operación ?encima de la línea? (ingresos) o ?debajo de la línea (financiamiento o un aumento de los pasivos netos). El uso de fondos como los del FIEP idealmente debería ser una medida de carácter excepcional (en respuesta a choques exógenos) y temporal (no debería usarse por varios años consecutivos). En 2019 la caída de los ingresos públicos fue el resultado de una caída en la actividad económica por una caída en la inversión, a su vez resultado de un aumento en la incertidumbre provocada principalmente por el propio gobierno. Por tanto, lo recomendable sería reestablecer la confianza de los inversionistas antes de proponer o considerar un aumento de impuestos o recortes al gasto, ya que ello no resolvería la razón de fondo de la caída de los ingresos. Lo anterior excluye la eliminación de subsidios vía precios o exenciones fiscales, lo cual debería hacerse independientemente de la necesidad de corto plazo de aumentar los ingresos fiscales.

Opinión Otra - En realidad todo depende cuál es la razón por la que caen los ingresos. Dependiendo de la razón se puede justificar o no el uso del FEIP. En todo caso estaría bien que existieran criterios públicos y claros de como y cuando se justifica utilizarlo.

Con respecto a qué medidas recomendaría para aumentar los ingresos: hay tres vías y tenemos que avanzar en todas, dar certidumbre requerida para aumentar la inversión, aumentar la base gravable y seguir combatiendo la evasión.

Opinión Otra - 1. El problema de fondo es la ineficiencia e inefectividad del gasto público. En general, los programas de la administración actual carecen de un diagnóstico serio, tienen graves problemas de diseño y sus objetivos son muy cuestionables, como, por ejemplo, Jóvenes Construyendo el Futuro. Por otra parte, en materia de gasto público en inversión, es muy claro que existen proyectos de nula rentabilidad social y económica y, por tanto, representarán un gran desperdicio de recursos escasos: la refinería de Dos Bocas, el Tren Maya y el aeropuerto de Santa Lucía (incluyendo el costo de la cancelación del NAIM). Este gobierno tiene la obligación ante la sociedad de informar y presentar los estudios de factibilidad y rentabilidad de esos y otros proyectos; sin embargo, no lo ha hecho porque no tienen sustento alguno. En ese sentido, es necesario reducir el gasto público, pero, sobre todo, asignarlo a programas y proyectos de alto impacto.
2. El uso de los recursos del FEIP es una medida inadecuada toda vez que fue diseñado para contingencias, no para financiar un gasto público excesivo, ineficiente e inefectivo.
3. Debe eliminarse el subsidio a combustibles para aumentar los ingresos.

Opinión Otra - El uso de 43% del Fondo de Estabilización (FE) fue una medida necesaria ante el estancamiento de la economía en 2019. Los ingresos petroleros y tributarios del Gobierno Federal fueron menores a lo esperado por Hacienda. Por tanto se tuvo que recurrir al uso de 125 mil millones de pesos del FE.
Yo creo que la medida es adecuada siempre y cuando no se vuelva recurrente. Si en 2020 los ingresos vuelven a estar por debajo de lo programado, entonces otra vez se recurrirá al FE. Su saldo continuaría disminuyendo, lo que dejaría a Hacienda sin una herramienta para hacer frente a contingencias. En este escenario los mercados financieros internacionales comenzarían a preocuparse por la posibilidad de que Hacienda se quede sin esa fuente de recursos. Eso podría traducirse en un aumento de tasas de interés y en una depreciación del peso.
Para evitar lo anterior, un primer paso es que Hacienda ajuste a la baja su pronóstico de crecimiento para 2020. De lo contrario sobreestimará otra vez los ingresos. Hasta ahora Hacienda se ha resistido a modificar su pronóstico, recientemente haciendo referencia a que posee más información que el sector privado.
En resumen, un primer paso para evitar el uso recurrente del FE y sus efectos negativos es aceptar que en 2020, por razones externas e internas, el crecimiento estará lejos del 2% del pronóstico de Hacienda. Los pronósticos apuntan a un crecimiento de 1%.