#PreguntaExpertos

14 de Septiembre del 2020

En el contexto de la pandemia de covid-19 la economía mexicana ha sufrido una importante caída en el Producto Interno Bruto y la pérdida de millones de empleos. ¿Cuánto tiempo estimas que nos tomará regresar a los niveles de producción y empleo observados antes de la crisis? ¿De qué depende la longitud de la recuperación?

Esta semana nos ayudan a entender:

Opinión Más de cuatro años - La economía se habrá recuperado cuando volvamos a tener, no la tasa de crecimiento del PIB, o el PIB, que teníamos antes de que iniciara la recesión (a finales de 2018), sino cuando recuperemos el PIB por habitante que teníamos entonces, más o menos 148 mil pesos anuales. No se lograr en este sexenio.

Opinión Entre dos y cuatro años - Puesto que el PIB en el segundo trimestre del año registro una caída del 18.9, se espera que el registro anualizado sea de alrededor de un -10% . Y si la economía mexicana registra una tasa anual para los próximos 4 años, entre el 2 y 2.5%, algo muy factible, a decir de los registros de la dinámica económica en los últimos años, el regreso a los valores de 2019, se estarían alcanzando hacia fines de 2024.
Si se quisiera acelerar la recuperación, es importante romper con la dinámica de crecimiento económico del país de los últimos 40 años.
Para ello es muy importante elevar la inversión pública y privada y superar el histórico 24% de PIB que señalo Mexico ¿Como Vamos?
Para ello es necesario elevar los recursos públicos, a través de una reforma fiscal más progresiva que eleve la presión fiscal y permite multiplicar la inversión pública en obras de infraestructura.
También se debe de acompañar de una política de estímulos a la inversión privada en diversos sectores, entre ellos el exegético, así como el impulso a asociaciones públicos- privadas, sobre todo para el equipamiento urbano, el transporte, infraestructuras y generación de energía. Eliminar los costos de transacción que enfrenta la iniciativa privada en los tramites gubernamentales y garantizar los derechos de propiedad. Ello sin duda, enviara una señal positiva a los inversores privados, nacionales y extranjeros.

Con estas medidas de aumento en la inversión, es posible que la recuperación de los niveles de 2020 se puedan alcanzar en dos años, sin duda es un gran reto, pero con voluntad y cooperación entre gobierno e iniciativa privada es posible.

Opinión Entre dos y cuatro años - En el caso del mercado laboral, pienso que la meta de volver al nivel de empleo observado antes de la crisis es poco ambiciosa. Dado que la población en edad de trabajar sigue subiendo, volver al número de empleos observado antes de la crisis no constituye una recuperación completa del mercado laboral. Pongo como ejemplo la experiencia después de la crisis del 2008-2009.

En octubre de 2008, el empleo con IMSS alcanzó una cifra récord de 14,564,570. El empleo tardó casi dos años en volver a ese nivel, llegando a 14,593,979 en agosto de 2010. Sin embargo, fue hasta el 2016-2017 que otros indicadores como la tasa de desocupación y la brecha laboral llegaron a los niveles observados antes de la crisis. La pobreza laboral tardó hasta el primer trimestre de 2020 para casi llegar al nivel observado antes de la crisis, pero volverá a subir con la nueva crisis. El ingreso laboral promedio de la población ocupada nunca se acercó al nivel observado antes de la crisis, a pesar de una recuperación importante en el primer trimestre de 2020.

Volver al nivel de empleo observado antes de la crisis de COVID-19 será un hito, pero la verdadera recuperación se alcanzará cuando los indicadores de salarios y desocupación vuelvan a sus niveles anteriores. Con base en la experiencia de la crisis del 2008-2009, faltan muchos años para que el mercado laboral termine de recuperase de la nueva crisis. Políticas para reactivar el mercado laboral, como un subsidio a la contratación formal y mayor inversión en las políticas activas de empleo, además de un aumento importante de la inversión pública, acelerarían el proceso de recuperación.

Opinión Entre dos y cuatro años - Depende de las políticas que se tomen internamente y de la recuperación externa.

Opinión Entre dos y cuatro años - Mis propias estimaciones me sugieren que tomará 12 trimestres para regresar al punto donde inició la pandemia.

Opinión Más de cuatro años - No es sencillo pronosticar la recuperación, pero en el caso de las de 2009, el ingreso laboral real todavía ahora no se había recuperado. Esta crisis es mayor pero además la gente tiene poca confianza en invertir en el país. El gobierno ha generado una gran desconfianza hacia la inversión privada, que inició oficialmente con la cancelación del aeropuerto de Texcoco. De ahí en adelante el gobierno ha venido manifestando su muy poco interés y apoyo a las inversiones. Así nos está yendo, así nos irá en, al menos, lo que resta del sexenio.

Opinión Más de cuatro años - La recuperación va a depender de lo profundo de la caída y de lo dañadas que queden las empresas. En mi opinión, dado el nulo apoyo que se ha dado por parte del gobierno a las empresas, sobre todo a las pequeñas y medianas, muchas de ellas no podrán reabrir y muchas de las que lo hagan lo harán con menos empleados y con severas restricciones económicas ya que los aforos estarán limitados y la enorme pérdida de empleos e ingresos mantendrán al consumo débil por muchos meses.
En materia de inversión, que podría apoyar una más rápida recuperación, las señales no son mejores. La pública está dedicada a proyectos económica y socialmente improductivos, por lo que no generará mayor impacto y la privada, tanto nacional como extranjera, ante la incertidumbre sobre el respeto al estado de derecho, no está fluyendo como quisiéramos.
Los ingresos públicos disminuirán por efecto de la caída en la economía y si además los pocos recursos se destinan al apoyo de Pemex y a gastos improductivos como ese pues tampoco el gasto será motor de crecimiento económico.
El sector financiero enfrentará seguramente presiones importantes por impagos a tarjetas de crédito, créditos hipotecarios y de empresas que van a tener dificultades para enfrentar sus compromisos y generarán cartera vencida importante. El otorgamiento de créditos también se verá muy limitado ante la falta de proyectos y las bajas expectativas de recuperación económica.
En suma, lo que hoy se percibe en el país me hace pensar en una muy larga recuperación para regresar a los niveles previos a la crisis, cuando sea que se haya definido su inicio, porque empezó mucho antes de la pandemia.

Opinión Más de cuatro años - Si en el 2021 creciera la producción en alrededor de 3% y posteriormente a un promedio de 2% -lo que es optimista y difícil de lograr, dada la brutal retracción de la inversión tanto pública como privada, se requerirían 6 años y medio para llegar al nivel del producto de 2018. Lo más grave de esto, es que no hay posibilidades de crear los 25 millones de empleos que a junio representaba la brecha laboral.

Opinión Entre dos y cuatro años - Algunos sectores se recuperarán inmediatamente. Otros cuando las personas vuelvan a viajar. Otros cuando la economía de Estados Unidos crezca. Otros cuando las empresas vuelvan a invertir. Cada sector y región será diferente. Por otra parte hay sectores que en esta crisis han despuntado (no compensa lo perdido pero no hay qué perderlos de vista).

Opinión Más de cuatro años - Es probable que la economía mexicana tarde en regresar a los niveles de producción pre-pandemia más de cuatro años. En gran medida, la velocidad de la recuperación dependerá, por una parte, del tiempo que duren las medidas de distanciamiento social, pero también y principalmente de la respuesta de la política fiscal, la certidumbre en el entorno domestico que promueva la inversión privada; así como, de la coordinación entre el sector público y privado para potencializar las ventajas del T-MEC y aprovechar la disrupción en las cadenas de producción entre otros países (ej. China & Estados Unidos).

Opinión Más de cuatro años - No es posible saber. La economía no da bases para predecir. Son sólo adivinanzas tan buenas como las de cualquier otro. Haciendo cálculos simples, mi temor es que, con las actuales políticas, el regreso al nivel real del producto tarde una década o más. El mejor escenario sería de cinco años, suponiendo que la actual administración recupere la confianza de los inversionistas al nivel del pasado anterior y logre el viejo crecimiento promedio anual de 2.3%. Los riesgos son a la baja.