Así afectará la pandemia del COVID-19 el progreso social de México

  • Este índice resulta de una medición independiente que va más allá del PIB y que presenta información sobre el nivel de progreso y bienestar que hay en un país.
image

La pandemia del COVID-19 ha causado una contracción económica a nivel mundial, afectó directamente a las cadenas globales de producción y frenó el comercio y el intercambio entre países. En México, esto se tradujo en una caída anual histórica de (-)18.7% del PIB nacional en los meses de mayor afectación (segundo trimestre del año).

Esta caída récord en la producción a nivel nacional fue resultado de una contracción generalizada en todas las entidades del país con excepción de Tabasco, único estado en registrar una tasa anual de crecimiento económico positiva de 1.5%. En el resto del país se dio una caída generalizada en los niveles de producción de cada entidad.

En el tercer trimestre del año, la actividad económica en México se recuperó 12.1% trimestral, pero continúo (-)8.6% debajo de su nivel de 2019, resultado que colocó el #Semáforo Económico de crecimiento de México, ¿cómo vamos? en rojo por quinta ocasión consecutiva.

Pero ¿cómo se traducen estas contracciones económicas en la vida de los mexicanos?, ¿por qué importa el crecimiento económico para el bienestar social de un país? 

En 2020, México se colocó en la posición 62 de 163 países en la última edición del Índice de Progreso Social a nivel Global del Social Progress Imperative. Este índice resulta en una medición independiente que va más allá del PIB y que presenta información sobre el nivel de progreso y bienestar que hay en un país a través de variables que responden a preguntas como: ¿Tengo un hogar que me brinde protección? ¿Tengo suficiente para comer? ¿Tengo acceso a educación? No obstante, este índice evalúa la eficacia con la que el éxito económico de un país se traduce en Progreso Social.

Por ejemplo, a nivel global, la posición que obtuvo México refleja un nivel de progreso “Medio Alto”, pero, en términos de PIB per cápita México se encontró en el lugar 57 de 163, lo cual indica que el país podría estar haciendo un mejor uso de sus recursos para conseguir una mejor posición en términos de bienestar social.

Esta semana, México, ¿cómo vamos? en colaboración con el Social Progress Imperative y el INCAE Business School lanzó la segunda edición del Índice de Progreso Social subnacional para México en 2020. Este índice, con la información de 55 indicadores, brinda un panorama más completo sobre el nivel de bienestar que tenía un mexicano promedio por entidad federativa previa a la llegada de la pandemia. 

En general, no hubo un avance considerable en el índice de 2019 a 2020; entre muchas razones, se relaciona con la desaceleración económica observada en el país al cierre del año anterior. De un año a otro, el nivel de bienestar general a nivel nacional no progresó: 22 estados no mostraron avances (ni retrocesos) en el puntaje del IPS, mientras que sólo 8 mejoraron y 2 empeoraron. En el IPS2020 Nuevo León, Sinaloa y Yucatán encabezaron las 3 primeras posiciones, mientras que Guerrero, Oaxaca y Chiapas están en los últimos 3 lugares. Teniendo en cuenta que no puede existir desarrollo social en un entorno que no es capaz de satisfacer las necesidades humanas básicas de quienes lo habitan, el nivel de progreso social se relaciona con el nivel riqueza que hay en cada estado. Notablemente, los 3 estados con menor nivel de PIB per cápita (Oaxaca, Guerrero y Chiapas) son también los 3 con menor puntaje en el IPS México 2020. 

Por otro lado, Nuevo León (estado con mayor progreso social) tiene el tercer nivel más alto de riqueza por persona, por lo tanto, su alta posición en el IPS se explica en gran medida por una buena administración y dirección de recursos. En específico, 8 de los 10 primeros lugares del Índice de Progreso Social 2020 pertenecen al grupo que considera a los estados con el mayor nivel de ingresos (PIB per cápita mayor a $200 mil pesos). Sin embargo, el nivel de ingresos por persona no es suficiente para detonar desarrollo social, pero sí resulta necesario. 

El caso particular de Sinaloa refleja una asignación eficiente de recursos, en 2020, dicha entidad se ubicó en el segundo lugar en el Índice de Progreso Social y a la vez se encuentra en la posición 18/32 en cuanto a la riqueza por habitante. En contraste, el caso de Campeche refleja que el hecho que la riqueza no garantiza progreso social. Este estado tiene el mayor nivel de PIB per cápita a nivel nacional por su industria petrolera, pero se encontró en el lugar 15/32 en el Índice de Progreso Social México 2020. Por otro lado, la CDMX tampoco utiliza sus recursos de manera eficiente, pues a pesar de tener el segundo mayor nivel de ingresos por persona se encuentra en la posición 5 de 32 en cuánto a desarrollo social.

Lo anterior muestra que si bien el desempeño del Índice de Progreso Social está relacionado con el desempeño económico del país, también importa la adecuada gestión de los recursos públicos; esto es, un mayor crecimiento económico puede provocar un mejor puntaje en el IPS pero tampoco es garantía. En contraste, un menor nivel de ingreso por habitante sí tiene efectos negativos en el progreso social, con lo cual es posible relacionar a un bajo ingreso con menor bienestar, pero un mayor ingreso no necesariamente se traduce en mayor bienestar, pues para ello se necesita una buena gestión gubernamental.

Estos resultados reflejan que los recursos económicos pueden ser utilizados para mejorar el nivel de vida de las personas cuando se dirigen a proyectos y acciones que atienden las necesidades y las áreas de oportunidad específicas de cada estado. De esta forma, para lograr sociedades más equitativas y con una mejor calidad de vida, se necesitan herramientas cómo el Índice de Progreso Social que evalúen e incentiven la participación ciudadana, la rendición de cuentas y que funjan como fuente de información para que la implementación de políticas públicas esté dirigida a construir un país mejor. Sin embargo, ante la fuerte caída en la economía nacional ocasionada por el COVID-19, serán inevitables los estragos en el bienestar de la población mexicana y en el progreso social del país, lo cual se reflejará en las próximas ediciones del Índice de Progreso Social.

Suscríbete a nuestro
newsletter

Enviamos nuestro boletín con la información económica más relevante, el análisis, los contenidos multimedia, la opinión de nuestros expertos, y más, todos los lunes.

Ver archivo