#SemáforoEconómico: El 54.4% de las personas que se quedaron sin trabajo en 2020 fueron mujeres

image

El impacto que ocasionó el COVID-19 con su llegada al mundo fue profundo, además de la crisis sanitaria que esto significó para la humanidad, en todas las economías a nivel global se resintieron las medidas de distanciamiento social que provocaron una de las crisis económicas globales más pronunciadas en la historia. En particular, el mercado laboral fue uno de los ámbitos más golpeados por la pandemia, donde millones de trabajadores alrededor del mundo perdieron su fuente de ingreso, dejando a millones de familias en situaciones críticas ante el cierre de negocios, empresas y el paro repentino de ciertas actividades económicas que antes de la aparición de la pandemia eran cotidianas.

En específico, en México, durante todo 2020 la población ocupada perdió un total de 3 millones 252 mil 64 trabajadores, de los cuales el 54.4% fueron trabajadoras mexicanas. Dicho de otra forma, de diciembre 2019 a diciembre 2020, la población ocupada total en el país cayó (-)5.8%, donde en el mismo periodo la salida de mujeres de la población ocupada cayó (-)7.9% mientras que en hombres la tasa anual fue (-)4.4%. Lo anterior refleja que de manera agregada el impacto laboral fue mayor para las mujeres que para los hombres durante 2020.

Vale la pena resaltar que a pesar de que la participación de las mujeres en la población ocupada ha aumentado, pasando de representar el 36% en enero 2005 a conformar el 38% de la población ocupada total en el país en enero 2021, las mujeres fueron las más afectadas durante la pandemia. Además, se observó una mayor pérdida de empleos en el sector informal, el cuál perdió el 60% de la pérdida total de 3.25 millones, esto es, 1 millón 953 mil 846 millones de personas dejaron de estar ocupadas en el sector informal de diciembre 2019 a diciembre 2020, de las cuales, el 80% fueron mujeres y sólo el 20% hombres. Estas cifras reflejan nuevamente que fueron las mujeres las que más perdieron su fuente de ingreso durante el año pasado en el contexto de la crisis.

No sólo fueron las trabajadoras mexicanas las que experimentaron una mayor pérdida en sus puestos de trabajo durante 2020, sino también fueron las que se encontraron en una situación de mayor vulnerabilidad, al encontrarse la mayoría de estas mujeres ocupadas en el sector informal, el cual no cuenta con prestaciones ni beneficios o derechos que por ley  las protejan ante una situación de desempleo. Aunado a esto, predominan los trabajadores hombres que se encuentran asegurados por el IMSS, en promedio en el último año, sólo el 38% del total de trabajadores registrados en el IMSS son mujeres y el 62% restantes hombres. Esto es equivalente a decir que, de los 19 millones 821 mil 651 trabajadores asegurados, 12 millones 208 mil 860 son hombres y sólo 7 millones 612 mil 791 mujeres. Vale la pena recordar que la pérdida en los puestos de trabajo asegurados por el IMSS también reflejó la profundidad de los estragos de la pandemia, pues en abril 2020 se eliminaron 555 mil 247 trabajadores del registro en el mes y, además, el 2020 cerró con una eliminación acumulada total de 647 mil 710 puestos de trabajo asegurados por la institución. El desempeño durante 2020 del total de puestos de trabajo registrados ante el IMSS pintó el #SemáforoEconómico de empleos formales de la organización México, ¿cómo vamos? en rojo en 11 de los 12 meses del año pasado.

En conclusión, no sólo fueron las mujeres las que experimentaron una mayor pérdida en sus puestos de trabajo, sino también las que se encontraron en una situación de mayor vulnerabilidad dada la naturaleza de su ocupación y, por si fuera poco, fueron las mujeres mexicanas ocupadas las que se enfrentaron al mayor reto ante las medidas de confinamiento establecidas para evitar la propagación del virus. Esto es, ante el cierre de escuelas y la implementación de clases en línea, en adición con las tareas del hogar, las trabajadoras mexicanas dedicaron (en adición a su jornada laboral), 40 horas a la semana a la realización de estos quehaceres. En otras palabras, las mujeres que no perdieron su trabajo tuvieron que dedicar lo equivalente a una jornada laboral completa en atender a los hijos, a los cuidados de la casa, al cuidado de enfermos, entre otras actividades, mientras que los hombres sólo dedicaron 20 horas a la semana a la realización de estas tareas. 

Pero los estragos de la pandemia para las mujeres en el país no sólo se quedó en el ámbito laboral, fueron también las mexicanas las que se cayeron en mayores niveles de pobreza laboral a raíz del COVID-19. A nivel nacional, la pobreza laboral registró aumentos significativos durante el 2020: en el tercer trimestre del año la población mexicana que se encontró en esta situación fue el 44.5% (el máximo porcentaje registrado desde que se tiene datos) y al 4T2020 esta proporción bajó a 40.7%, no obstante son 52 millones de mexicanas y mexicanos los que todavía no son capaces de adquirir la canasta básica alimentaria con los ingresos laborales de su hogar al cierre del año pasado. Este hecho ubicó el #SemáforoEconómico de pobreza laboral México, ¿cómo vamos? en rojo. En específico, en el cuarto trimestre de 2020, del total de las mujeres del país, el 42% se encontró en pobreza laboral, mientras que del total de hombres mexicanos el 39% entró en esta situación.

Todo esto, muestra que el panorama para las mujeres mexicanas fue más difícil que para los hombres del país durante la pandemia y además los datos más recientes de la ENOEN de enero 2021 del INEGI reflejan que la recuperación también ha sido más lenta para las trabajadoras de México. Durante el primer mes del año, la población ocupada perdió un total de 883 mil 825 trabajadores, de los cuales el 90% fueron mujeres y el 10% hombres. Ante esta situación dispareja para mujeres del país, en el contexto de una crisis económica y sanitaria que todavía no termina, resulta prioritario que se apoye a las mujeres mexicanas, las cuales son las que se han visto en mayor medida en situaciones más críticas que los hombres mexicanos. Es hora de que se escuchen y se encaminen los apoyos a las mamás, hermanas, hijas y trabajadoras de México que día a día se enfrentan a un entorno desigual de oportunidades.

Te invitamos a ver el artículo en Animal Político.

Suscríbete a nuestro
newsletter

Enviamos nuestro boletín con la información económica más relevante, el análisis, los contenidos multimedia, la opinión de nuestros expertos, y más, todos los lunes.

Ver archivo