#BlogAnimalPolítico

La importancia de las vacunas

  • Si has pensado no vacunarte, este texto es para ti. Explicando 18 mitos, te ofrezco razones que te darán información confiable para que vuelvas a valorarlo.
image
FOTO:MARIO JASSO/CUARTOSCURO.COM

Tras 18 meses de niveles cambiantes de incertidumbre, hoy sigue siendo vital lograr que el mayor número de personas en el mundo se vacunen lo antes posible. De lo contrario, no sólo la economía no logrará retomar una trayectoria de crecimiento sostenido, sino que el virus encontrará formas de permanecer activo a través de mutaciones con importantes costos en vidas humanas… sobre todo en los países y regiones más pobres.

En México tenemos la fortuna de contar con vacunas, y aunque la mayoría tienen estudios clínicos e información para el público, al final la mejor vacuna es la que está aplicada en un brazo.

Es por ello que en este texto intento resolver las dudas que quienes aún las tienen acerca de si deben o no vacunarse contra el virus que causa la enfermedad covid-19 y que, al día de hoy, ha causado más de 250 mil muertes en México, según las cifras oficiales, mismas que además subregistran una cantidad innumerable de casos.

Si has pensado no vacunarte, este texto es para ti. Explicando 18 mitos, te ofrezco razones que te darán información confiable para que vuelvas a valorarlo.

Mito 1. “Las vacunas son experimentales”

Van más de 4,000,000,000 de dosis aplicadas en el mundo. Cuatro mil millones de dosis.

Los estudios que llevaron a su aprobación incluían pruebas de entre 20,000 y 40,000 personas. En contraste, hay medicamentos aceptados con tan solo 24 sujetos y aún así son seguros. “Pero la Organización Mundial de la Salud no las ha aprobado, solo en emergencia”. Correcto, solo porque por estatuto debe pasar más tiempo, no por dudas en su eficacia y seguridad, por lo que esta duda va a desaparecer en los próximos meses.

Mito 2. “Las vacunas son muy nuevas”

Llevamos vacunando desde hace más de 225 años. Desde que Jenner vacunó al primer niño contra la viruela en 1796. La investigación con Ácido Ribonucléico (RNA, por sus siglas en inglés) lleva más de 20 años en vacunas contra el cáncer y el adenovirus, y más de 10 años contra el virus de Inmunodeficiencia Adquirida (HIV, por sus siglas en inglés). La combinación de recursos y el avance tecnológico permitió incluir a las primeras personas en pruebas desde marzo de 2020 en la fase I. En contraste, transcurrieron 10 años entre el inicio del HIV y su identificación; con SARS-CoV-2 tan solo transcurrieron ¡¡¡7 días!!!

Mito 3. “Tienen tóxicos como el grafeno y mercurio”

Las vacunas tienen una lista de compuestos aceptados y sin toxicidad demostrada a las dosis usadas. Las agencias reguladoras tienen esa lista. Lo demás son fake news.

Mito 4. “Las vacunas te dejan estéril”                                                                                                         

Es información tergiversada. Todo se origina en que durante los estudios iniciales de bioseguridad en ratones, se midió la concentración de los lípidos que forman la envoltura de la vacuna (micela) y se encontró una mayor cantidad de estos lípidos en los ovarios. El volumen es de 0.5 ml aplicado, las dosis son ínfimas y este efecto no se ha descrito en humanos. Nunca se ha demostrado esterilidad en los ratones con dicha concentración. ¡Más fake news!

Mito 5. “No se deben usar en embarazadas porque los estudios no las incluyen”

Van descritos más de 210,000 embarazos y vacunas en Gran Bretaña, EUA y Canadá sin efectos secundarios significativos. Este grupo es de alto riesgo y al vacunar a una embarazada proteges a dos personas.

Mito 6. “No sabemos los efectos secundarios de la vacuna a largo plazo” 

No se han descrito efectos secundarios más allá de 30 días en cualquier vacuna. Y aquí se dobló la vigilancia. Pero en cambio, sí existen complicaciones tardías de long Covid. Si esperas datos de seguridad de 5-10 años para utilizar cualquier medicamento, no es útil, práctico ni ético. Ya que la COVID es una enfermedad que dura días y en pocos casos, meses. Y cuando lo quieras usar, no habrá COVID o no habrá humanos susceptibles de vacunarse.

Mito 7. “Las vacunas cambian los genes”

Al igual que la infección natural, se altera el RNA para la producción de proteínas. Pero tu ADN nuclear (ácido desoxirribonucleico) –único, individual e irrepetible– no cambia. No es una terapia genética, es una vacuna que utiliza tu andamiaje celular para funcionar.

Mito 8. “La proteína S (el pico o espina del virus y que se utiliza en las vacunas) es tóxica a los tejidos humanos”

Esta proteína S es donde el virus se une al receptor ACE de las células en nuestro cuerpo, y nos contagiamos o se generan anticuerpos. No se han demostrado de forma clara que la proteína S de las vacunas sea tóxica en humanos, esto sólo se ha visto en estudios muy pequeños y aplicados en ratones. Pero de nuevo, el virus es peor.

Mito 9. “Pero tienen efectos secundarios, incluso ha habido muertos”

Este no es un mito, pero el riesgo es mínimo: todas las drogas tienen efectos secundarios. Se ha muerto gente por tomar Aspirina (alergias) y por agua (bebida en exceso, no ahogados). Las hormigas matan más personas que todos los depredadores juntos. Pero el riesgo de morir por la vacuna es de 1:1,000,000 que si se compara el riesgo en COVID, que es de 1:100, es mínimo. La trombosis trombocitopénica asociada es tratable; yo ya tuve un paciente y vivió. La pericarditis/miocarditis también es algo no mortal. Los números más abultados en los sistemas de vigilancia epidemiológica incorporan cifras de muertes no relacionadas causalmente, como cuando te atropellan y mueres saliendo del centro de vacunación y lo contabilizan. Pero NO ESTÁ RELACIONADO. Los malestares como fiebre y dolor en el brazo son leves. El dolor de cabeza es no grave.

Mito 10. “A un amigo lo vacunaron y se enfermó al tercer día”

La causa más probable es que justo se vacunó durante el período de incubación, y el estímulo inmunológico de la vacuna aceleró los síntomas. La vacuna NO ocasiona que la PCR, ni la prueba de antígenos sea positiva. No se ha demostrado que se presente la Enfermedad Aumentada por Anticuerpos (ADE), como en el caso del Dengue o algunas vacunas contra el HIV. Tampoco se ha demostrado que favorezca otras infecciones.

Mito 11. “Si ya me enfermé, no es necesario vacunarme”

¡No! La inmunidad que deja la vacuna es más eficiente que la de la infección. Comprobado.

Mito 12. “Mi cuerpo es un templo y no voy a intoxicarlo”

Lo acepto si eres vegano y cultivas tus propios alimentos orgánicos. No tienes tatuajes. No tienes ninguna vacuna previa (polio, tétanos, etc). Usas herbolaria para curarte. Haces ejercicio 30 min/día. No te drogas.

d

Mito 13. “Las vacunas chinas/rusas no sirven”

Todas las vacunas han demostrado eficacia y seguridad. En algunos países no se puede escoger; ponte la que te toca. Eventualmente habrá la cantidad suficiente, pero no en este momento. Con Sinovac, en Chile se inoculó a 4.5 millones y en ese grupo sólo 409 personas murieron de COVID. ¡Así de efectivas son! Con CanSino seguimos esperando datos de fase III, pero los organismos reguladores ya los tienen y por eso la aceptaron. Sputnik tiene datos sólidos en Fase III.

Mito 14. “Me he vacunado (por ejemplo, contra la influenza) previamente y me sentí muy mal”

Esta vacuna ocasiona una respuesta inmunológica (reacción) que puede ser muy molesta, pero no es grave. Te recomiendo consultar a tu médico y pedir que te premedique antes de la vacuna para disminuir esta reacción.

Mito 15. “Prefiero enfermarme, ya que soy sano y mi sistema inmune me defenderá”

El riesgo de enfermar y morir es uno en mil; mucho peor que el riesgo de complicación por la vacuna (1 en 1 millón). Matemáticas básicas. El problema de dejarte infectar es que permites que el virus se multiplique y el riesgo de mutaciones más contagiosas o resistentes se incrementa. Las mutaciones de cualquier virus suceden. Es cuestión de tiempo para que aparezca alguna resistente a la vacuna actual y entonces tendremos que modificar la vacuna y/o aplicar una 3a-4a dosis. Es por esta razón que algunos especialistas consideran que la enfermedad será endémica y nunca nos libraremos de ella. Pero si logramos que el 90% de la población mundial se vacune, en 2022 podremos lograr cierta inmunidad de rebaño. Es solidaridad y empatía con el resto del mundo.

En 2 millones de secuenciaciones se han identificado 1,300 variantes, de las cuales 8 son de interés médico. Estamos viviendo en tiempo real la evolución de la vida en el universo. Debemos estar unidos para prevalecer como especie. Tenemos los medios y el conocimiento para lograrlo.

Mito 16. “Es parte de un gran movimiento de control de la población”

Sólo diré que si piensas así, ya eres parte del grupo de control.

Mito 17. “La COVID es parte de una gran conspiración”

Los invito a visitar un hospital, para vivir lo que he vivido en 18 meses. La gente se muere.

Mito 18. “Las farmacéuticas son las grandes ganadoras”

Moderna y Pfizer son fondos privados. Yo no estoy peleado con el capitalismo y sí a favor del desarrollo científico; cualquier persona o empresa tiene derecho a una retribución justa por su aporte a la ciencia y resolución de un problema común.

Pero no son las únicas. En los casos en que las vacunas son financiadas por sus gobiernos, este mito se cae. Astra recibió 1,000 millones de la Universidad de Oxford y el gobierno de Gran Bretaña. Sputnik es del gobierno ruso. Las vacunas chinas fueron desarrolladas por su gobierno.

Gracias por llegar hasta acá. Espero hacer sido claro. Y si no te has vacunado y puedes hacerlo, espero que esta información te haya útil para revalorarlo.

Te invitamos a leer este artículo en Animal Político.

* Luis Natera Ramírez (@Lnatera) es médico neumólogo, especializado en casos críticos; es uno de los médicos más consultados durante el último año, durante la lucha contra la covid-19.

Suscríbete a nuestro
newsletter

Enviamos nuestro boletín con la información económica más relevante, el análisis, los contenidos multimedia, la opinión de nuestros expertos, y más, todos los lunes.

Ver archivo