📆 Esta semana en México, ¿cómo vamos?   |    Lunes 19 de febrero: Indicador Oportuno de la Actividad Económica (IOAE), enero 2024    |    Martes 20 de febrero: Encuesta Citibanamex    |    Jueves 22 de febrero: IGAE, diciembre 2023 / 🚦 INPC 1a quincena, febrero 2024 (Actualización Semáforo MCV de inflación) / 🚦 PIB 4T2023 (Actualización de Semáforo MCV de semáforo Crecimiento)    |    Descarga nuestro calendario económico aquí.

#BlogAnimalPolítico

Pemex, ¿a terapia intensiva?

  • Pemex sostiene un adeudo en sus compromisos de pago por 96 mil 762.6 millones de pesos, cuyo incumplimiento podría ahondar en el estrés financiero que continúa afectando a la petrolera.
image
FOTO: MOISÉS PABLO/CUARTOSCURO.COM

El pasado 6 de noviembre de 2023 se publicó el Reporte Mensual sobre pagos y adeudos con proveedores y contratistas de la Empresa Productiva del Estado Petróleos Mexicanos (Pemex). El reporte muestra el saldo respecto de los pagos y adeudos de la empresa con proveedores y contratistas al 31 de octubre; así, se observa que Pemex sostiene un adeudo en sus compromisos de pago por 96 mil 762.6 millones de pesos; el incumplimiento en el pago de los dineros para hacer frente a estos adeudos, producto de compromisos adquiridos, podría ahondar en el estrés financiero que continúa afectando a la petrolera.

Lo anterior adquiere principal relevancia si se analizan los datos contenidos en el reporte de resultados al tercer trimestre de 2023. Pemex presenta una deuda financiera al 30 de junio de 2023 por 1 billón 864 mil 778 millones, en donde se observa que la deuda de corto plazo asciende a 553 mil 891 millones de pesos. Esta deuda de corto plazo muestra un incremento en términos porcentuales por 18.87 por ciento con respecto al mismo periodo del año 2022.

En el mismo reporte se aprecia que la deuda financiera al cierre de 2022 fue de 2 billones 091 mil 464 millones de pesos. Si bien ello representa una reducción de 10.8 por ciento, existen indicadores dentro del balance general consolidado al 30 de septiembre de 2023 que, de continuar con la tendencia al alza, podrían ocasionar que al cierre de 2023 la deuda financiera sea mayor que la registrada al cierre del año pasado.

La preocupación esgrimida parte de la revisión de los estados financieros reportados por Petróleos Mexicanos: el pasivo a corto plazo tuvo un incremento de 175 mil 588 millones de pesos, al pasar de 929 mil 737 millones al 31 de diciembre de 2022 a 1 billón 105 mil 325 millones de pesos para el 30 de septiembre del 2023; la deuda financiera a corto plazo se incrementó en el mismo periodo en 87 mil 943 millones de pesos, monto que representa un aumento del 18.9 por ciento; y las pérdidas por sustracción de combustibles (huachicol) al tercer trimestre suman pérdidas por 13 mil 542 millones de pesos, un ingrediente más del universo de datos que pueden ser consultados en los mencionados reportes publicados por la empresa productiva.

A esto se suma que el Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM) y Pemex suscribieron un ACUERDO de revisión salarial 2023-2025, pactando un aumento salarial del 4.16 por ciento y un aumento en prestaciones del 2.28 por ciento, el cual debió aplicarse retroactivamente el pasado 1 de agosto de 2023; así mismo, el acuerdo señala que a partir del 1 de enero de 2024 se otorgará un incremento adicional del 1.38 por ciento por concepto de apoyo a la inflación.

Un ingrediente más que podría consolidar las preocupaciones que estresan financieramente a Pemex es el contenido en los estados financieros consolidados de los años 2020, 2021 y 2022, realizados por auditores independientes de la firma KPMG. En ellos confluye la duda razonable y significativa sobre la capacidad de Pemex para continuar como negocio en marcha.

Al 31 de diciembre de 2022 Petróleos Mexicanos ha sufrido pérdidas recurrentes en su operación y representa deficiencia de patrimonio neto. Estos factores indican la existencia de una incertidumbre material que puede crear una duda significativa sobre la capacidad de PEMEX para continuar como negocio en marcha”.

Si lo anterior no tuviese la suficiente claridad, la nota “22F. INCERTIDUMBRE RELATIVA AL NEGOCIO EN MARCHA” contenida en la página 121 de referida auditoría, párrafos quinto y sexto dan luz de la siguiente forma:

“… El Presupuesto de Egresos de la Federación para el Ejercicio Fiscal 2023 autorizó a PEMEX una meta de balance financiero de cero. Este balance financiero cero no considera el pago principal de la deuda durante 2023, el cual será cubierto mediante actividades de financiamiento que no representen un endeudamiento neto en términos de deuda pública superior a los $29,912,400. Al 31 de diciembre de 2022, PEMEX tiene vencimientos de deuda de corto plazo por 465,947,638 (incluyendo el pago de intereses).

El efecto combinado de los eventos arriba mencionados, indican duda sustancial sobre la capacidad de PEMEX para continuar como negocio en marcha”.

En este orden de ideas, y de acuerdo con el reporte mensual sobre pagos y adeudos con proveedores y contratistas de Petróleos Mexicanos, indican una deuda por 96 mil 762.6 millones de pesos, otro ingrediente que enfatiza la duda sobre la capacidad de PEMEX para continuar como negocio rentable.

Sobre todo si consideramos que en la Ley de Ingresos de la Federación para el ejercicio fiscal de 2024 se ha dispuesto un endeudamiento interno de hasta 138 mil 119.1 millones de pesos -es decir, 111 mil 050.7 millones de pesos más que lo autorizado para 2023- y de hasta 3 mil 726.5 millones de dólares de endeudamiento externo, cifra que representa un incremento en términos nominales de 3 mil 584.3 millones de dólares con respecto a los 142.2 millones de dólares autorizados para 2023.

Tras la aprobación del Presupuesto de Egresos para el ejercicio fiscal 2024, se observa para Petróleos Mexicanos la mayor reasignación presupuestal para el referido ejercicio en su Gasto Programable por la cantidad de 25 mil 442.9 millones de pesos, adicionales a los 145 mil millones de pesos para hacer frente a la deuda de la empresa estatal.

La omisión de entender y atender los peligros que representan las cifras referidas en el presente análisis conlleva a que los tomadores de decisiones en la empresa productiva no estén resultando en un manejo financiero estrictamente quirúrgico que aminore las señales de alerta que ya vislumbran los inversionistas extranjeros. Al final del día, debemos tener presente que los estados financieros poco entienden de política.

Por estas razones, Pemex deberá cumplir con la condición de mantener un endeudamiento moderado y que, en lo posible, el saldo de la deuda pública de Pemex refleje una reducción respecto al saldo del año anterior, según rezan los Criterios Generales de Política Económica para 2024, y que estos recursos no se diluyan en gasto corriente; recordemos que Petróleos Mexicanos tiene la enfermedad crónica de un pasivo pensionario de 1 billón 306 mil 900 millones de pesos, 4.6 por ciento del PIB.

Te invitamos a leer este artículo en Animal Político.

* Christian Emilio Martínez Portillo (@ChristianEmilio) es coordinador de asesores del Secretario de la Comisión de Hacienda y Crédito Público en el Senado de la República.

Suscríbete a nuestro
newsletter

Enviamos nuestro boletín con la información económica más relevante, el análisis, los contenidos multimedia, la opinión de nuestros expertos, y más, todos los lunes.

Ver archivo