#FichasPorEstado

La elección para la gubernatura de Aguascalientes: la disputa por el bastión panista

  • Los temas en los que se concentrará la discusión durante las campañas son las principales preocupaciones de la sociedad hidrocálida: el agua, la activación económica, la inseguridad ciudadana y la corrupción. Estos temas se discuten en un contexto de polarización política y en donde la corrupción resalta como el tema dominante.
image
Ilustración: Víctor Solís | Cortesía de Nexos

“No hay más, está muy complicado Durango, Tamaulipas, Quintana Roo, Hidalgo y Oaxaca (…) la única que tenemos realmente posibilidades, y muy buenas, y contundentes de ganar, es Aguascalientes. Y ahí tenemos la responsabilidad de hacerlo bien”,, -Presidente del PAN Marko Cortés, 25 de octubre 2021-

En Aguascalientes el próximo domingo 5 de junio poco más de un millón de ciudadanas y ciudadanos tendrán la posibilidad de emitir su voto para renovación de la gubernatura del estado. Esta elección tiene tres particularidades. La primera es el formato de los comicios, que serán para elegir exclusivamente la gubernatura del estado y para un periodo de cinco años. Lo anterior, debido a la reingeniería electoral que busca la concurrencia de los procesos locales y federales futuros, lo cual requiere de una colaboración entre el Instituto Nacional Electoral y el Instituto Estatal Electoral. La segunda particularidad, y no menor, es que esta es la primera elección en la cual todas las candidaturas son mujeres, por lo que, sea cual sea el resultado, Aguascalientes tendrá por primera ocasión una gobernadora. La tercera es que la disputa política por el Poder Ejecutivo del estado se dará entre dos bloques políticos protagonizados, por un lado, por Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), y por el otro, a la coalición conformada por el Partido Acción Nacional (PAN), el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y el Partido de la Revolución Democrática (PRD). Ello, enmarcado en un contexto de polarización nacional en un estado con tradición panista, una elección clave con miras a las concurrentes de 2024.

En efecto, Aguascalientes se puede considerar como uno de los bastiones electorales del PAN, pese a que la gubernatura (así como los ayuntamientos y el Congreso local) se ha alternado entre el PRI y el PAN, con clara ventaja para este último. En el estado se han celebrado cuatro elecciones desde la primera alternancia partidista en 1998, cuando el PRI perdió el Poder Ejecutivo y con ello la hegemonía del partido en la entidad. Desde esas elecciones, el PAN ha alcanzado el control de la gubernatura en tres ocasiones: 1998-2004 con Felipe González González, 2004-2010 con Luis Armando Reynoso Femat, y 2016-2022 con Martín Orozco Sandoval, actual gobernador. El PRI regresó a la gubernatura en el periodo de 2010 a 2016 con Carlos Lozano de la Torre, para perderla en las elecciones siguientes. A nivel municipal la alternancia partidista sucedió en 1996; desde entonces se han llevado a cabo 11 elecciones para ocupar los cargos del Ayuntamiento capital. De ellas, dos fueron para el PRI (2008, 2011) y nueve para Acción Nacional, quien lleva gobernado la capital desde inicios de 2014 de forma ininterrumpida.

En este escenario llega la quinta elección a la gubernatura después de la primera alternancia. ¿Quiénes se disputan la gubernatura? En estos comicios, competirán cinco candidatas pertenecientes a dos coaliciones y tres partidos políticos. La primera coalición registrada ante las autoridades electorales locales fue Va Por Aguascalientes, integrada por el Partido Acción Nacional (PAN), el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y el Partido de la Revolución Democrática (PRD), que postula a María Teresa Jiménez Esquivel. La segunda coalición es Trabajando Verde Por Aguascalientes (antes denominada Juntos Haremos Historia por Aguascalientes) integrada por el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) y el Partido del Trabajo (PT), que postula a Martha Cecilia Márquez Alvarado y quienes irán en coalición debido a las diferencias con MORENA por la definición de la candidatura en la entidad. Además, compiten Movimiento Ciudadano (MC), que postula a Anayeli Muñoz Moreno, el Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) quien postuló a Nora Ruvalcaba Gamez como candidata, y Fuerza Por México – Aguascalientes (FxMAgs), que postula a Natzielly Teresita Rodríguez Calzada.


Un elemento para destacar de las candidatas, además de que todas tienen experiencia en cargos de elección popular, es el reciclaje de cuatro de ellas en agrupaciones políticas distintas al partido en el que por primera ocasión se presentaron a la vida pública. Martha Márquez llegó al Senado como militante del PAN y ahora es senadora con licencia y candidata del PVEM – PT. Salió de Acción Nacional debido a las denuncias de la candidata por violencia política en el proceso de selección de la candidatura para la gubernatura del estado por parte del presidente del partido, Marko Cortés, quien apoyó en todo el proceso a la entonces diputada federal Tere Jiménez. Con la renuncia de Márquez al PAN y su inclusión al PT, este lograría el número necesario para conformar un grupo parlamentario en el senado, por lo que su candidatura también sería consecuencia de dicha incorporación. Por su parte, Anayeli Muñoz fue militante del PVEM, con quien alcanzó una diputación local, y ahora es candidata de MC. Natzielly Rodríguez, quien llegó como diputada local por MORENA, ahora es candidata de FxMAgs. Este cambio se debe a las inconformidades en los procesos de selección de las candidaturas en MORENA, precisamente con la nominación de Nora Ruvalcaba, cuestión que motivó a la exdiputada a seguir apoyando el proyecto de López Obrador, pero ahora desde este nuevo partido político. Finalmente, Nora Ruvalcaba, quien es la más experimentada y quien fue candidata en dos ocasiones por el PRD a la gubernatura y alcaldía, ahora es candidata y una de las fundadoras de MORENA en el estado. Estos cambios en las militancias y candidaturas también tienen que ver con un proceso de reajuste en las dinámicas internas de los partidos políticos en la entidad, que reflejan tanto a los grupos políticos locales como la influencia de las élites partidistas nacionales.

¿Cómo llegan a la elección? Un primer acercamiento a este cuestionamiento se puede establecer a partir de los estimados de las diversas encuestas a nivel estatal. La intención de voto muestra una relativa estabilidad; es decir, desde el término de las elecciones intermedias de 2021 hasta principios de abril de este año (justo al inicio de campañas) la alianza PAN-PRI-PRD se ha colocado por encima del 40% de las preferencias electorales (43.83%), en segunda posición MORENA, por debajo del 30% en la intención de voto (28.40%), después MC (6.43%), PT-PVEM (2.17%) y FxM/Ags (0.95%). Hay además 12.30% de votantes indecisos, que potencialmente tendrían efecto en la jornada electoral. Cabe destacar que, pese a la clara ventaja en la intención de votos por la candidata del PAN-PRI-PRD Teresa Jiménez, por su desempeño como alcaldesa y diputada local y federal y la consecuente exposición política que ello trae, es de las candidatas con más opiniones negativas por parte de los encuestados. Esto, aunado a la cantidad de indecisos, hacen que el triunfo de la coalición en cabezada por el PAN no esté garantizado.

Un segundo elemento es el comportamiento electoral reciente de la entidad, que podría ayudar al entendimiento de las próximas elecciones. En principio, las elecciones intermedias de 2021 manifestaron tendencias similares a la intención de voto para la gubernatura a disputar en junio de este año. En esas elecciones el PAN y su coalición con el PRI-PRD obtuvo 50.8% y MORENA se ubicó con el 17.8%. En esa elección, el PAN y su coalición PRI-PRD ganó los tres distritos de mayoría en disputa. Un segundo elemento se puede ubicar en la consulta popular sobre la Revocación de Mandato celebrada a principios abril, en donde Aguascalientes fue uno de los estados que menor apoyo a la continuidad del Presidente con un 10.87% a favor de la revocación, y ser una de las entidades con los menores niveles participación electoral en ese ejercicio. Un tercer elemento son las experiencias locales previas: además de lo referido anteriormente en la gubernatura, el PAN tiene mayoría en el Congreso estatal (18 distritos locales), así como el control del Ayuntamiento de la capital y más de la mitad de las 11 alcaldías del estado. En las últimas elecciones estatales para esa mayoría en Congreso local, el PAN alcanzó un apoyo por encima el 40% y MORENA se ubicó en el 20% de los apoyos electorales. Por su parte en las últimas dos elecciones para ayuntamiento de la capital (2019 y 2021), en donde residen más del 75% de los electores del estado, el PAN alcanzó una votación por encima del 50% y MORENA se mantuvo por debajo del 25% del apoyo electoral.

Este comportamiento en las dinámicas electorales, pese a que evidencian el dominio de Acción Nacional, enmarcan el cambio en la correlación de fuerzas al interior del estado, ocasionados por el surgimiento de partidos a nivel local, el paulatino crecimiento del voto hacia MORENA y el decrecimiento del apoyo electoral a partidos tradicionales como el PRI y PRD (este último históricamente con niveles muy bajos de apoyo electoral a nivel local). En términos generales, las características particulares de esta elección se pueden entender como un efecto de esa trayectoria y la inusitada coalición entre los partidos tradicionales PRI-PAN-PRD, frente al poderío electoral de MORENA.
Los temas en los que se concentrará la discusión durante las campañas son las principales preocupaciones de la sociedad hidrocálida: el agua, la activación económica, la inseguridad ciudadana y la corrupción. Esto temas se discuten en un contexto de polarización política y en donde la corrupción resalta como el tema dominante debido a los señalamientos sobre la hoy candidata de la coalición Va Por Aguascalientes durante su ejercicio como alcaldesa de la ciudad, denunciados inicialmente por la candidata del PVEM-PT Martha Márquez durante su gestión en el senado. En este marco, las próximas elecciones serán un reto para MORENA, que intenta la conquista del bastión panista, en una de las únicas entidades del país en donde las experiencias electorales locales para este partido político no han resultado ser exitosas y donde las élites religiosas, empresariales y económicas tienen una predilección por los gobiernos panistas.

Este texto es una colaboración entre México, ¿cómo vamos? y Nexos.

Aldo Adrián Martínez Hernández

Doctor y Maestro en Ciencia Política por la Universidad de Salamanca, España. Maestro en Asuntos Políticos y Políticas Públicas por El Colegio de San Luis A.C, México. Licenciado en Ciencias Políticas y Administración Pública por la Universidad Autónoma de Aguascalientes, México. Actualmente se desempeña como Posdoctoral Research Fellow en el Centro de Investigación y Docencia Económicas, A.C. (CIDE)

También publicamos

Suscríbete a nuestro
newsletter

Enviamos nuestro boletín con la información económica más relevante, el análisis, los contenidos multimedia, la opinión de nuestros expertos, y más, todos los lunes.

Ver archivo