#Semáforo Electoral 2021

Nuevo León: retos y oportunidades

  • Nuevo León ha sido punta de lanza en materia de desarrollo económico y bienestar en México. Mantener y elevar esta condición para poder competir con otras regiones emergentes en el mundo requerirá de estrategias industriales locales de largo plazo.
image
Ilustración: Víctor Solís | Cortesía de Nexos

El estado de Nuevo León tiene una de las economías regionales más competitivas de México, situación que se ve reflejada en el nivel de bienestar de su población. Pero esto no es obra del azar, sino de un proceso de construcción y desarrollo de capacidades productivas e institucionales que permiten tener un ecosistema empresarial dinámico impulsado por reglas claras y una provisión adecuada de bienes públicos.

Este contexto se ve reflejado en los datos duros. Tal como lo presentan los semáforos estatales elaborados por México, ¿cómo vamos?, la economía de la entidad, fuertemente concentrada en el sector manufacturero, es la tercera de mayor importancia en México, representando alrededor del 8.0 % del PIB nacional. Asimismo, en 2020, Nuevo León presentó la segunda tasa más baja de informalidad laboral a nivel nacional, lo cual no es un dato menor. El empleo formal no sólo otorga una mayor certeza laboral al individuo, sino que está correlacionado con niveles más altos de productividad, además de permitir una mayor recaudación de impuestos.

Por otro lado, este dinamismo económico se ve reflejado en el bienestar de su población. Según el Índice de Progreso Social 2020— uno de los indicadores más novedosos e importantes para caracterizar el nivel de bienestar de la población— México, ¿cómo vamos? reporta que la entidad se encontraba en el primer lugar a nivel nacional en términos de las necesidades humanas básicas satisfechas de su población (nutrición, agua y saneamiento, vivienda y seguridad personal), en los fundamentos de bienestar con los que cuenta (acceso a educación básica, a información, a salud y la calidad ambiental), así como en las oportunidades de desarrollo existentes (derechos personales, libertad de elección, inclusión y acceso a educación superior).

No obstante, aun con los perfiles de alta competitividad de las regiones a nivel mundial, la pandemia de 2020 puso de relieve las vulnerabilidades de las industrias y las comunidades, así como un nuevo nivel de complejidad de los retos que los gobiernos enfrentarán en el futuro ante este tipo de choques que cada vez serán más inciertos.

En el caso de Nuevo León, los impactos económicos fueron evidentes. En términos de crecimiento económico, la economía de la entidad se contrajo durante los tres primeros trimestres de 2020 en un -11.1 % anual, en promedio. Respecto al empleo formal, es decir, el que se contabiliza a partir de empleos asegurados ante el Instituto Mexicano de Seguridad Social (IMSS), en la entidad se habían perdido 22 571 empleos de este tipo al cuarto trimestre de 2020, tras una leve recuperación después del segundo semestre en el que se registró la caída más fuerte en el estado. Esto dejó a la entidad lejos de cumplir la meta propuesta para este indicador que era de 53 300 nuevos empleos formales al año para lograr incorporar a los jóvenes que entran en el mercado laboral.

Aunque a finales de 2020 e inicios de 2021 se ha visto una recuperación gradual de los impactos económicos ocasionados por la pandemia, principalmente por la reactivación de las cadenas de suministro globales, los retos y oportunidades de la entidad, en términos de los aprendizajes que ésta ha dejado, están relacionados con: 1) las cadenas de valor globales, y 2) la necesidad de contar con estrategias industriales locales de largo plazo.

Respecto al primer punto, uno de los cambios comerciales más importantes que se esperan a partir de la pandemia es la reconfiguración de las cadenas globales de valor, principalmente en el sector manufacturero. En los primeros dos meses de 2020, China, unos de los proveedores más importantes dentro de las redes de suministro globales, vio disminuida su producción industrial en poco más de 10 % respecto al año anterior (WEF, 2020), mostrando la vulnerabilidad de varias industrias manufactureras, incluidas la automotriz, electrónica, farmacéutica, equipos y suministros médicos, bienes de consumo y más. Por otro lado, en 2020, China ya aparecía como el principal socio comercial de Estados Unidos, representando poco más del 18 % del total de sus importaciones (véase figura 1).

Figura 1. Importaciones de Estados Unidos por país destino

La necesidad de reconfigurar las cadenas de valor a nivel regional para incrementar la resiliencia de las industrias debe ser aprovechada para potenciar el dinamismo industrial de Nuevo León, aprovechando la alta integración que la entidad tiene con los socios comerciales de América del Norte. Tan sólo en 2019, las ventas internacionales de Nuevo León hacia Estados Unidos representaron poco más del 80 % de sus ventas totales (DataMéxico), seguidas por las ventas hechas a Canadá, que representaron menos del 1 % (véase figura 2).

Figura 2. Exportaciones de Nuevo León por país destino

Finalmente, la crisis sanitaria ha acelerado la transformación digital y tecnológica de las industrias, lo que vuelve crucial la necesidad de contar con estrategias industriales locales específicas de largo plazo. Como hemos argumentado en algunos artículos de investigación recientes (Gómez Zaldívar, F., & Molina, E. 2018, 2021), las regiones deben contar con estrategias de sofisticación industrial específicas, basadas en las capacidades existentes, que les permitan un desarrollo económico sostenible.

De forma particular, en los últimos años Nuevo León se ha mantenido en el primer lugar en el ranking de Complejidad Económica, indicador que mide la sofisticación de las capacidades productivas que posee una región, impulsado principalmente por las actividades económicas en las que posee una ventaja comparativa a nivel país dentro del sector de servicios financieros y manufacturas.

Figura 3. Índice de Complejidad Económica estatal

Este dato tiene implicaciones importantes en las estrategias que los gobiernos entrantes puedan seguir. En primera instancia, y en el corto plazo, se deben aprovechar los cambios inmediatos en las cadenas globales de valor y las oportunidades que presenta el TMEC considerando la especialización industrial actual. En el largo plazo, esta estrategia debe apuntar hacia industrias y servicios más complejos que puedan apuntalar la industria local, sumar a los proveedores locales y aprovechar la formación de capital humano de alta especialización y la investigación que se desarrolla a nivel local en dos de las mejores universidades del país: el Tecnológico de Monterrey y la Universidad Autónoma de Nuevo León.

En resumen, Nuevo León ha sido punta de lanza en materia de desarrollo económico y bienestar en México. Mantener y elevar esta condición para poder competir con otras regiones emergentes en el mundo requerirá de estrategias industriales locales de largo plazo. Aprovechar las capacidades existentes y su posición privilegiada, geográfica y comercial, debe ser el punto de apalancamiento para potenciar su desarrollo.

Fernando Gómez Zaldívar

Bibliografía

Betti, F., & Ni, J. (2020). “How China can Rebuild Global Supply Chain Resilience After COVID-19”. En World Economic Forum.

Crozet, M., & Milet, E. (2015). “The future of manufacturing lies in services”. VOX CEPR Policy Portal. Retrieved July27, 2016.

DataMéxico (2021). Perfil de Nuevo León.

Gómez Zaldívar, F., & Molina, E. (2018). “Zonas Económicas Especiales y su impacto sobre el desarrollo económico regional”. Problemas del desarrollo49 (193), 11-32.

Gómez-Zaldívar, F., & Molina-Perez, E. (2021). “Evolution of the Productive Capabilities of Mexico: Economic Complexity Analysis for the Development of Special Economic Zones (SEZ)”. The International Trade Journal35(1), 4-18.

Semáforos estatales (2021). México, ¿cómo vamos?

Rodrique, J. P., Farra, F., Jun, N., Ferraz, J. C., & Alcorta, L. (2014, November). The future of manufacturing: driving capabilities, enabling investments. In Geneva, Switzerland: World Economic Forum.

Schwab, K. (2017). The fourth industrial revolution. Currency.

Seric, A., Görg, H., Mösle, S., & Windisch, M. (2020, April). Managing COVID-19: How the pandemic disrupts global value chains. In World Economic Forum (Vol. 27).

The Observatory of Economic Complexity (OEC, 2021). United States Profile.

También publicamos

Suscríbete a nuestro
newsletter

Enviamos nuestro boletín con la información económica más relevante, el análisis, los contenidos multimedia, la opinión de nuestros expertos, y más, todos los lunes.

Ver archivo