📆 Esta semana en México, ¿cómo vamos?   |    Lunes 08 de abril: Indicador Mensual de la Actividad Industrial por Entidad Federativa (IMAIEF), diciembre 2023    |    Martes 09 de abril: 🚦 Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC), marzo 2024    |    Miércoles 10 de abril: Balanza comercial de mercancías (revisada), febrero 2024 / 🇺🇸 Inflación al consumidor (CPI), marzo 2024 / 🇺🇸 Minutas de la decisión de política monetaria del 20 de marzo (FOMC)    |    Jueves 11 de abril: Indicador Mensual de la Actividad Industrial (IMAI), febrero 2024 / Líneas de pobreza por ingresos, CONEVAL, marzo 2024    |    Descarga nuestro calendario económico aquí.

#Semáforo Electoral 2021

Guerrero y el difícil camino hacia el desarrollo

  • Guerrero enfrenta el doble reto de apuntalar una frágil recuperación económica y superar un profundo rezago social.
image
Ilustración: Víctor Solís | Cortesía de Nexos

Con una extensión de 64 000 kilómetros cuadrados, Guerrero tiene una superficie mayor que Costa Rica o la República Dominicana. Enclavado en la Sierra Madre del Sur, el territorio guerrerense es una tierra de extremos, con montañas, valles, bosques y bordeado por kilómetros de playas en la costa del Océano Pacífico.

Hoy en día, Guerrero cuenta con una población de 3.5 millones de habitantes ocupando el lugar 13 respecto a los estados con mayor población. Sin embargo, su tasa de crecimiento poblacional entre 2010 y 2020 fue la menor entre las entidades federativas, lo cual se explica parcialmente dado que Guerrero fue el estado con la mayor emigración neta entre 2015 y 2020. La población del estado continúa siendo mayoritariamente joven, de modo que la transición demográfica que ya se experimenta en otros estados aún está por llegar. La proporción de hombres a mujeres en la entidad es menor respecto a otros estados, lo cual sugiere que el patrón migratorio corresponde a la búsqueda de oportunidades laborales por parte de los varones.

En la dimensión económica, el PIB de Guerrero representa apenas el 1.4 % del total nacional y mostró una tasa media anual de crecimiento de 0.9 % entre 2014 y 2019, la cual es menor al promedio nacional de 2.0 %. El 10.5 % del PIB corresponde al sector primario, el 17.0 % al sector secundario y el 72.5 % al sector de servicios. En 2019, las actividades económicas relacionadas con el turismo1 representaban el 6.4 % de la economía del estado. A pesar de presentar un crecimiento de aproximadamente 3.7 %, el peso relativo de estas actividades ha permanecido prácticamente sin cambio. Por otro lado, la minería ha incrementado de manera importante su participación en la economía estatal pasando del 1.5 % al 3.8 % del PIB en los últimos 10 años.

Guerrero presentó el nivel de desempleo más bajo a nivel nacional al inicio de 2020. Sin embargo, la tasa de informalidad es la más alta del país, haciendo evidente el gran reto que representa este problema para la economía estatal. Por otro lado, el estado ocupa el quinto lugar nacional respecto a la participación de la mujer en el mercado laboral.

El desempeño de la economía estatal, el cual se ha ubicado por debajo del nivel nacional, se refleja en indicadores sociales desfavorables. Por ejemplo, Guerrero presenta el mayor índice de marginación de la República y es el cuarto estado con mayor desigualdad medida con el coeficiente de Gini, sólo superado por la Ciudad de México, Oaxaca y Chiapas. Guerrero presenta la segunda mayor tasa de analfabetismo en adultos mayores de 25 años del país (15.9 %), más de siete veces superior que la Ciudad de México y Nuevo León. El 12 % de los adultos en Guerrero no cuenta con educación básica, siendo el segundo estado con mayor porcentaje de población sin este tipo de educación sólo detrás de Chiapas. El 22 % de los adultos concluyó la educación media superior y sólo el 16 % cuenta con educación superior.

La informalidad laboral que presenta el estado se traduce en un acceso limitado a la seguridad social. Sólo el 34 % de la población tiene acceso a los servicios de salud del IMSS, ISSSTE, Pemex o de las Fuerzas Armadas, por lo que la mayor parte de la población es usuaria de los servicios de salud del Insabi. El acervo de infraestructura médica también tiene un rezago. Por ejemplo, es el octavo estado con menor número de camas hospitalarias por habitante.

La seguridad pública es sin duda uno de los rubros con mayor déficit en la entidad. En 2019, de acuerdo con el Inegi, Guerrero fue el quinto estado con mayor número de homicidios dolosos por habitante, sólo por debajo de Colima, Chihuahua, Baja California y Guanajuato. Asimismo, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública, en 2020 Guerrero fue la séptima entidad con mayor percepción de inseguridad: el 85 % de los guerrerenses manifestó sentirse inseguro.

La problemática de género en la entidad merece una mención especial. De acuerdo con la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las relaciones sobre los hogares de 2016, el 57.5 % de las mujeres en Guerrero mayores a 15 años han experimentado algún tipo de violencia en el ámbito escolar, laboral, familiar o comunitario. Destaca el ámbito de salud reproductiva, donde el 73.7 % de las mujeres han sido víctimas de maltrato. Esta situación es más pronunciada para el caso de las mujeres indígenas. Asimismo, de acuerdo con información del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, Guerrero se ubicó en 2019 como el quinto estado con mayor número de homicidios dolosos per cápita en contra de mujeres.

En lo que respecta a las finanzas públicas, de acuerdo con las cifras reportadas por el Inegi, los ingresos de la entidad han mostrado una contracción en términos reales de 2014 a 2019. El único rubro de ingreso que ha crecido son las participaciones federales (3.8 %), mientras que los ingresos propios (impuestos y contribuciones locales) cayeron a una tasa media anual de crecimiento de 7.5 % entre 2014 y 2019. Los gastos se han contraído en términos reales de una manera más pronunciada que los ingresos. Destacan los gastos de operación —servicios personales, materiales y suministros así como servicios generales— los cuales han presentado una tasa media anual de crecimiento de -1.0 % desde 2014 hasta 2019. Asimismo, este indicador para el gasto en inversión se ubica en -0.4 %. La contención del gasto en un entorno de crecimiento a la baja se refleja en finanzas públicas equilibradas. El balance público desde 2014 ha sido positivo sólo con excepción de 2018. Los controles que impone sobre el balance fiscal la Ley de Disciplina Financiera son probablemente la razón detrás de este comportamiento ordenado de las finanzas estatales.

La pandemia de covid-19 y su impacto a largo plazo en la población, la economía y las finanzas públicas sin duda será el elemento más importante que determine la evolución de la entidad en estas áreas. La información disponible sugiere que, a pesar de que ha habido un elevado número de contagios y muertes, con máximos de hasta 100 casos y 9 muertes por millón de habitantes respectivamente, la pandemia ha tenido un impacto relativamente menor que el promedio nacional bajo ambas métricas. Respecto a la crisis económica detonada por la pandemia, la información disponible muestra una contracción pronunciada de la economía al tercer trimestre de 2020. El Indicador Trimestral de la Actividad Económica Estatal registró una caída de 9.3 % respecto al mismo trimestre del año anterior. Las perspectivas de una recuperación económica lenta representan el mayor riesgo para las finanzas públicas. Las agencias calificadoras consideran que uno de los mayores retos en esta materia es la baja capacidad de recaudación local y una autonomía fiscal limitada. En este sentido la crisis económica que detonó la pandemia será una limitante relevante para revertir esta situación, al menos en el corto plazo.

¿Cuáles son las grandes prioridades estratégicas del estado en materia de políticas públicas? Guerrero enfrenta el doble reto de apuntalar una frágil recuperación económica y superar un profundo rezago social. En materia económica es prioritario generar oportunidades laborales en el sector formal para reducir los índices de migración y así retener trabajo y talento en la entidad. La reactivación económica tras la pandemia y la apuesta a la revitalización del sector turismo como un motor de desarrollo puede ser una alternativa a la problemática económica. Esta estrategia requiere necesariamente inversiones en infraestructura y seguridad. En términos de desarrollo social, la reducción del analfabetismo y la marginación deben colocarse como la primera prioridad del estado en esta materia. Asimismo, el diseño y aplicación de políticas públicas del estado debe internalizar una perspectiva de género que contribuya a reducir los niveles de violencia contra la mujer en la entidad. La carga de una geografía accidentada, una población dispersa y de difícil acceso es sin duda un freno para cumplir con esta aspiración; sin embargo, esta realidad no tiene por qué ser determinante. Las finanzas públicas tienen un enorme espacio para mejorar, fortaleciendo las fuentes de recaudación local y reorientando el gasto hacia la inversión en infraestructura productiva. El estado presenta indicadores de endeudamiento sostenibles, por lo que una política de deuda responsable puede ser un instrumento fundamental para el cumplimiento de objetivos de política pública más amplios.

Guerrero, a través del puerto de Acapulco y la histórica Nao de China, fue durante más de 200 años la ventana de América hacia el lejano oriente. Tras la Segunda Guerra Mundial, Guerrero descubriría su vocación turística, que a pesar de los años continúa siendo uno de los motores de desarrollo de la entidad. Sin embargo, a la sombra de los grandes centros de turismo, tanto en las ciudades, como en las montañas del estado, aún se asoma la realidad lacerante de la marginación y de la desigualdad. En 2021, en lo que será la elección más grande en la historia del país, el pueblo de Guerrero tendrá la oportunidad de elegir un nuevo camino para iniciar una transformación en lo económico y en lo social que le permita saldar una deuda histórica que haga del estado un lugar más próspero y más justo.

Te invitamos a leer este artículo en Nexos.

Roberto Durán
Profesor en el Departamento de Economía del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey y la Escuela de Gobierno y Transformación Pública. Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de las instituciones a las que se encuentra afiliado.

1 Servicios de esparcimiento culturales y deportivos, y otros servicios recreativos y servicios de alojamiento temporal y de preparación de alimentos y bebidas.

Suscríbete a nuestro
newsletter

Enviamos nuestro boletín con la información económica más relevante, el análisis, los contenidos multimedia, la opinión de nuestros expertos, y más, todos los lunes.

Ver archivo