#Semáforo Electoral 2021

Sinaloa, una economía fuerte pero golpeada

  • En 2020, el decrecimiento de Sinaloa entre el primer y segundo trimestre se estimó en 17.7 %, la mayor disminución desde que se tiene registro. Sin embargo, aunque para el tercer trimestre no logró crecer, se observó un efecto rebote de recuperación de -5.1 %.
image
Ilustración: Patricio Betteo | Cortesía de Nexos

Hace unos ocho años manejé con mi papá desde el entonces Distrito Federal hasta la frontera de las baja-californias. Para lograrlo, atravesamos Sinaloa hasta llegar al puerto de Topolobampo —lugar en el que abordamos un ferry para cruzar el Mar de Cortés. Una de las postales más características que me llevé de ese estado fue el paisaje repleto de tomate sinaloense. Y es que la agricultura, tan sólo después del comercio al por mayor, es una de las principales actividades económicas de la entidad.

Si bien es sensible a los grandes choques negativos, Sinaloa tiende a estar dentro de las entidades con tasas de crecimiento superiores al promedio —sobre todo si se considera el tamaño de su economía.

Gráfica 1. Tasa anual (crecimiento respecto al mismo trimestre del año anterior)

Fuente: Elaborado por México, ¿cómo vamos? con datos del PIB (serie ajustada por estacionalidad a precios constantes de 2013) y del ITAEE del Banco de Información Económica del INEGI

Sobra decir que 2020 fue un año atípico para la economía; sin embargo, el crecimiento económico nacional ya arrastraba una tendencia de desaceleración. En 2020, el decrecimiento de Sinaloa entre el primer y segundo trimestre se estimó en 17.7 %, la mayor disminución desde que se tiene registro. Sin embargo, aunque para el tercer trimestre no logró crecer, se observó un efecto rebote de recuperación de -5.1 %. Si bien esto indica que Sinaloa no mostró un incremento sostenido en la producción de bienes y servicios desde el comienzo del año, vale la pena enfatizar que, respecto a las demás entidades, no se encontró en una posición de desventaja y se colocó en la novena posición de crecimiento.

Como lo mencioné, la actividad económica de mayor peso en la economía sinaloense es el comercio. En 2019, el conjunto de comercio al por mayor y al por menor generó alrededor de 130 111 millones de pesos (corrientes 2019) , equivalente a poco más del 25 % del PIB estatal. Además, este sector es el que más personas ocupadas emplea: 254 000 personas para el último trimestre de 2020, equivalente al 22.2 % de la población ocupada en el estado. Vale la pena destacar que durante el último año el saldo en el mercado laboral de este sector ha sido negativo. De hecho, la pérdida de personas ocupadas en comercio fue mayor entre el tercer y cuarto trimestre que la observada entre el primer y tercer trimestre del año pasado. Además,  para el periodo T3 vs. T4, esta entidad fue la segunda mayor perdedora en términos de personas ocupadas en la actividad comercial.

Gráfico 2. Cambio porcentual en la población ocupada en el sector comercial
Comparación entre trimestres de 2020

Fuente: Elaborado por México, ¿cómo vamos? con datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo del INEGI

Respecto al tipo de empleo, las personas con un empleo informal en comercio fueron más afectadas que aquellas empleadas en formalidad. De hecho, entre el primer y el tercer trimestre, las personas con un empleo formal se mantuvieron casi constantes; entre el tercer y el cuarto trimestre, se observa una ligera disminución que posiblemente se trate de un efecto estacional. Es importante mencionar que el sector comercial sinaloense es uno de los pocos con una tasa de informalidad menor al 50 %.

Gráfico 3. Población ocupada por tipo de formalidad
Comercio
2005T1-2020T4 |Sinaloa

Fuente: Elaborado por México, ¿cómo vamos? con datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo del INEGI

Ahora bien, para entender la economía de Sinaloa es necesario echar un vistazo a las actividades primarias. Cabe destacar que, si bien el porcentaje de personas con un empleo informal rebasa a quienes están empleados formalmente, la tasa de informalidad para esta actividad se estima en 71 %. Esta cifra es considerablemente menor que la tasa nacional de esta actividad económica del 87 %. Sinaloa suele ser una entidad en la que ser agricultora, ganadera o pescadora es más redituable que en otras partes del país.

Gráfico 4. Población ocupada por tipo de formalidad
Agricultura, ganadería, silvicultura, caza y pesca
2005T1-2020T4 |Sinaloa

Fuente: Elaborado por México, ¿cómo vamos? con datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo del INEGI

Esta información es coherente con el semáforo estatal de informalidad. Al analizar a la población ocupada en su conjunto, Sinaloa supera la meta establecida por MCV al tener una tasa de informalidad de 43.1 %. En cuanto a pobreza laboral, esta entidad también se encuentra en color verde al estimar que el 29.7 % de la población con ingresos laborales en su hogar vive por debajo de la línea de pobreza.

Existe un debate acerca de que el análisis de indicadores como el crecimiento económico, en sí mismo, no toma en cuenta otras variables fundamentales para estimar el bienestar social. Con esto en mente, México ¿cómo vamos? en colaboración con Social Progress Imperative publica el Índice de Progreso Social: una medición integral de la calidad de vida de la población. Este índice incorpora 55 variables para medir las necesidades básicas, el bienestar y las oportunidades de las personas en México —tanto a nivel nacional como para cada entidad federativa.

De acuerdo con el IPS-2020, el desempeño general de Sinaloa en aspectos de bienestar es superior al esperado. Esta entidad ocupa el segundo peldaño a nivel nacional. Dentro de sus logros destaca ser el primer lugar en materia de absorción de educación primaria; además de ser el quinto con menor porcentaje de población sin estudiar ni trabajar. Las y los sinaloenses viven en la entidad con la tasa por cada 100 000 habitantes más baja de mortalidad por diabetes.

En materia de seguridad, a pesar de ser una entidad en la que históricamente ha operado el crimen organizado, la percepción de inseguridad es la más baja. En un contexto de próximas elecciones, esta variable es de particular importancia: entre mayor sea la percepción de inseguridad menor es la confianza en las instituciones públicas disminuye; como consecuencia, las y los ciudadanos tienden a participar menos en la vida pública.

El IPS-2020 identifica dos principales áreas de oportunidad para Sinaloa. En primer lugar, la tasa de mortalidad materna es la octava más alta en todo el país; en segundo lugar, la tasa de muertes por accidentes de tráfico por cada 100 000 habitantes es la más alta de todas las entidades federativas.

Este es el panorama económico al que se enfrentará la administración que resulte ganadora en la jornada electoral del 6 de junio. Uno de los principales retos será incentivar la reactivación de la actividad comercial, pues las cifras de población ocupada señalan que para este sector no ha habido un rebote posterior al Gran Confinamiento. Continuar con los buenos resultados en materia de progreso social también será un reto, pues la vara se encuentra bastante alta.

Te invitamos a leer este artículo en Nexos.

Katia Guzmán Martínez
Coordinadora de datos en México, ¿cómo vamos?

La autora le agradece a René Galicia la sistematización de la información utilizada en este texto.

También publicamos

Suscríbete a nuestro
newsletter

Enviamos nuestro boletín con la información económica más relevante, el análisis, los contenidos multimedia, la opinión de nuestros expertos, y más, todos los lunes.

Ver archivo