📆 Esta semana en México, ¿cómo vamos?   |    Lunes 13 de mayo: Líneas de pobreza por ingresos, CONEVAL, abril 2024 / Debate a Gubernatura de Tabasco    |    Miércoles 15 de mayo: 🇺🇸 Inflación al consumidor (CPI), abril 2024    |    Jueves 16 de mayo: Estadística de transporte urbano de pasajeros (ETUP), marzo 2024 Viernes 17 de mayo: Debate a Gubernatura de Morelos    |    Descarga nuestro calendario económico aquí.

#BlogExpansion

Dos cosas que queremos de regalo del Día de las Madres

  • Obtener o mantener un trabajo remunerado cuando no hay un lugar seguro para dejar a tus hijxs es un dilema moral que nos aqueja a las mujeres cuando somos madres.
image
FOTO: DANIEL AUGUSTO /CUARTOSCURO.COM

Cuando eres mamá, empatar el trabajo no remunerado como el cuidado de los hijxs y el trabajo remunerado no es una tarea sencilla y tiene repercusiones importantes en el crecimiento profesional, el ingreso del hogar, así como en el desarrollo económico y social del país. No obstante, la respuesta es evidente, se necesita implementar al menos dos políticas públicas: El Sistema Nacional de Cuidados y la corresponsabilidad de las labores de cuidados en los hogares.

Obtener o mantener un trabajo remunerado cuando no hay un lugar seguro para dejar a tus hijxs es un dilema moral que nos aqueja a las mujeres cuando somos madres porque somos las que culturalmente cargamos con la responsabilidad de procurar a las personas dependientes como los niñxs.

Si las mamás dedicamos nuestro tiempo a labores de cuidado no remuneradas nos eximimos de un ingreso laboral que mejora la calidad de vida de nosotras y de nuestras familias, pero nos aseguramos de que nuestros hijxs estén bien cuidados. Si optamos por un trabajo remunerado, nos desarrollamos profesionalmente y podemos ofrecerles mejores oportunidades a nuestros hijxs pero tenemos que delegar el cuidado de los hijxs en espacios y con personas que no necesariamente son profesionales de la niñez, en específico, de la primera infancia, etapa fundamental para construir la mayoría de las conexiones neuronales que nos ayudarán a desarrollarnos en la vida adulta (Pérez-Escamilla, et al., 2017).

En el marco del Día de las Madres, quiero señalar algunos datos relevantes en México respecto al dilema moral que enfrentamos las mujeres y que se refleja en una brecha de género en el mercado laboral remunerado y el desequilibrio en las labores de cuidados no remunerados.

La diferencia en la participación laboral remunerada entre mujeres y hombres es de 30.21% . Ocho de cada 10 hombres y sólo cinco de cada 10 mujeres tienen un trabajo remunerado o lo buscan activamente. Además, las mujeres tienen mayor participación laboral en el mercado informal, en donde 54.8% de las mujeres y 48% de los hombres trabajan en un empleo informal. La actividad laboral informal tiene repercusiones importantes en la falta de seguridad social y ahorro obligatorio para el retiro, así como menores ingresos promedio. En específico, en el empleo informal, el salario promedio mensual de las mujeres es casi 26% menor que el de los hombres, en donde los hombres perciben 6,546 pesos y las mujeres 4,860 pesos mensuales promedio (ENOE, 4T2022).

¿Por qué existe una brecha de género tan grande en el mercado laboral remunerado? Porque las mujeres dedicamos más tiempo que los hombres a labores no remuneradas como el cuidado de los hijxs.

El 67.0% del tiempo total de trabajo que realizamos las mujeres es no remunerado y 31.0% es trabajo remunerado; mientras que los hombres sólo dedican 28.0% de su tiempo a trabajo no remunerado y 69.0% es trabajo remunerado (ambos sexos dedican 3.0% del tiempo a producción de bienes para uso exclusivo del hogar) (ENUT, 2019). Para ponerlo en horas de trabajo, las mujeres trabajamos 42 horas a la semana en trabajos no remunerados, mientras que los hombres 18 horas (cuidado de niñxs, personas con discapacidad, enfermas o adultas mayores, así como labores del hogar), es decir, ¡las mujeres trabajamos 24 horas más a la semana que los hombres en labores no remuneradas! (ENOE 4T2022).

¿Cuál sería el beneficio económico y social para México si las mujeres participaran en el mercado laboral remunerado a la misma tasa que los hombres? “…el ingreso per cápita del país sería 22.0% más alto” ( Banco Mundial, marzo 2021 ). Y ¿qué pasaría en los hogares si las mujeres que realizan labores no remuneradas recibieran un ingreso? Controlando por nivel educativo y estado de residencia, la pobreza laboral, es decir, cuando el ingreso laboral del hogar no alcanza para que cada uno de los integrantes acceda a la canasta básica alimentaria, se reduciría a la mitad ( estimación de México, ¿cómo vamos?, 2022 ).

Entonces, ¿cómo mitigamos el problema público de las brechas de género? Nuevamente, partiendo de al menos dos políticas públicas: el Sistema Nacional de Cuidados y promover la corresponsabilidad de las labores de cuidados en los hogares.

Respecto al Sistema Nacional de Cuidados, nos referimos a las acciones que aseguren el derecho al cuidado de las infancias (y personas dependientes como con discapacidad o adultos mayores) con la prestación de servicios de guarderías, escuelas de horario ampliado y centros de cuidado diurno ( Diccionario de los cuidados, OXFAM, 2022 y CEPAL-ONU Mujeres, 2021 ). Desde 2020, el Sistema de Cuidados se encuentra en el Senado de la República en donde, a pesar de que algunos funcionarios públicos y la sociedad civil son grandes promotores de su ejecución y que el diseño de la política pública es claro y delimitado, no hay una ruta crítica para su aprobación e implementación.

En cuanto a la corresponsabilidad de las labores de cuidados en los hogares requerimos de un cambio cultural en las familias y en el mercado laboral, acompañado de medidas como la licencia de paternidad obligatorias e intransferibles para asegurar el involucramiento de los papás en las labores de cuidado. En este sentido hay un avance en la cámara de diputados con la aprobación de dictámenes que señalan que “…los patrones deberán otorgar permiso de paternidad de veinte días laborables con goce de sueldo, a los hombres trabajadores, contados a partir del nacimiento de sus hijos…” ( canal del Congreso, 2022 ). Y a pesar de que los 20 días son menos de una cuarta parte de los 84 días que tenemos las mujeres, hay un avance en el camino hacia la igualdad que repercute en la corresponsabilidad de los cuidados.

Con estos dos “regalos” del día de las madres, el Sistema de Cuidados y la corresponsabilidad de las labores de cuidados, se pueden mitigar las brechas de género en el mercado laboral y las familias podremos decidir libremente cómo queremos distribuir nuestro tiempo entre labores remuneradas y no remuneradas. Asimismo, el ingreso familiar promedio podrá ser mayor y el crecimiento del país más próspero.

Te invitamos a leer este artículo en Expansión.

Nota del editor: Ana González Franco (@amgfldl) es Coordinadora de incidencia y desarrollo institucional en México, ¿cómo vamos? Las opiniones publicadas en esta columna corresponden exclusivamente a la autora.

Suscríbete a nuestro
newsletter

Enviamos nuestro boletín con la información económica más relevante, el análisis, los contenidos multimedia, la opinión de nuestros expertos, y más, todos los lunes.

Ver archivo