#ElDatoDeLaSemana: Inversión y confianza en la recuperación económica

  • La inversión no solo debe recobrar sus niveles prepandemia, sino convertirse en un eje estratégico de la política económica en 2021, opina Karla Ruiz Argáiz.
image
Fuente: Luke Chesser en Unsplash

Esta semana el INEGI publicó los datos de inversión fija bruta (IFB) a septiembre de 2020. Las noticias no fueron las mejores en lo que se refiere a la recuperación económica: después de haber mostrado incrementos entre junio y agosto, el indicador volvió a caer (-)2.9% mensual y (-)18% anual. Así, la inversión acumuló su vigésima caída anual consecutiva, y se encuentra en niveles similares a los observados en 2005.

La pandemia no ha sido el único factor de freno a la inversión: el indicador ha mostrado debilidad desde mediados de 2018, después de un pico observado en el mes de julio.

La inversión fija bruta refleja, según el INEGI, cómo una “parte del nuevo valor agregado bruto en la economía se invierte, en lugar de ser consumido”. Así, funciona como un termómetro de la confianza en el futuro cercano del desempeño económico al interior del país, además de ser motor importante para elevar la producción y crear empleos.

La IFB se divide, a su vez, en dos componentes: construcción, y maquinaria y equipo. El primero cayó tanto en términos mensuales como anuales, mientras que el segundo aumentó respecto agosto, si bien se mantuvo (-)20.8% por debajo de su nivel en 2019.

Los datos de inversión fija bruta durante septiembre de 2020 complementan los publicados por la Secretaría de Economía sobre la Inversión Extranjera Directa (IED) en el mismo mes. En los primeros 9 meses del año, la IED fue de 23,482 millones de dólares, cifra (-)9.9% menor que en el mismo periodo de 2019.

México convence a los inversionistas, pese al desplome de la economía
La SE señaló la necesidad de liquidez de las empresas extranjeras como factor inhibidor de nuevas inversiones. Aún así, empresas como IEnova, Volkswagen, Ford, Amazon, FedEx, DHL, y otras del sector de transportes, correo y almacenamiento, destinaron capital a nuevos proyectos dentro del país.

A medida que la crisis global se desenvuelve, los capitales tanto nacionales como extranjeros buscan señales específicas que les permitan asegurar que su inversión es segura y que generará el valor deseado.

Los datos al cierre del tercer trimestre de 2020 son una señal más de una recuperación económica lenta y con cierta “precaución”, pues si bien el Banco de México ha tomado las medidas necesarias para aumentar la cantidad de dinero disponible en el mercado, el Gobierno Federal ha sido austero en exceso cuando se trata de los recursos fiscales que podrían estimular el rebote económico.

La inversión no solo debe recobrar sus niveles prepandemia, sino convertirse en un eje estratégico de la política económica en 2021; solo así se reducirá el nivel de desempleo y se recuperará la productividad del país. Los claroscuros no son suficientes: la confianza en la recuperación debe ser plena.

Suscríbete a nuestro
newsletter

Enviamos nuestro boletín con la información económica más relevante, el análisis, los contenidos multimedia, la opinión de nuestros expertos, y más, todos los lunes.

Ver archivo