📆 Esta semana en México, ¿cómo vamos?   |    Lunes 15 de abril: Estadísticas de transporte urbano de pasajeros (ETUP), febrero 2024    |    Martes 16 de abril: 🌏 Perspectivas económicas del Fondo Monetario Internacional (WEO)    |    Miércoles 17 de abril: Foro Immigration on the road: Movilidad laboral en Norteamérica    |    Jueves 18 de abril: 🚦 Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU), 1T2024 / Indicador Oportuno de la Actividad Económica (IOAE), marzo 2024    |    Descarga nuestro calendario económico aquí.

#BlogExpansion

#ElDatodelaSemana: La “recuperación” ha profundizado la precarización del mercado laboral

  • Según la clasificación hecha por el INEGI de personas que trabajan en “condiciones críticas de ocupación” ha aumentado en 4 puntos porcentuales, o 2 millones 205 mil trabajadores, enfrentándose a condiciones de mayor precariedad.
image
FOTO: ELIZABETH RUIZ /CUARTOSCURO.COM

La Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo a marzo de 2021 publicada el jueves 22 de abril reafirma las tendencias del trabajo en México que la pandemia provocó y agudizó: un mayor golpe inicial al mercado informal, un incremento considerable de la población que trabaja menos horas de las que quiere y puede, y un retraso, tal vez de décadas, en la participación de las mujeres en el mercado laboral. Sin embargo, hay un efecto sutil, y poco abordado, que ha traído consigo la crisis económica: una precarización aún mayor de la situación de trabajo de millones de mexicanos. 

La precariedad se define como la situación que viven los trabajadores sujetos a condiciones por debajo del límite considerado como normal, especialmente cuando los ingresos económicos que se perciben por el trabajo no cubren las necesidades básicas de una persona. Es común percibir dicho fenómeno en conversaciones intergeneracionales: nuestros padres o abuelos solían durar más tiempo en un mismo empleo, obtener prestaciones como seguridad social, cajas de ahorro o pensiones, y tener una sola fuente de ingreso que bastaba con satisfacer las necesidades básicas de su hogar. 

Hoy, la realidad es distinta. Si bien al cierre de 2020 se mitigó, en parte, el efecto de la crisis sobre el mercado laboral, pues de los más de 12 millones de empleos perdidos en el primer mes de la pandemia, al cierre de 2020 se habían recuperado alrededor de 9 millones. En los primeros tres meses de 2021, se agregó otro millón de puestos disponibles para la población que trabaja en el país. Las condiciones de empleo, sin embargo, no son las más deseables: en marzo, la recuperación consistió en su totalidad de empleos informales, y en al año que ha transcurrido desde la caída fatal provocada por el COVID-19, 94 de cada 100 trabajadores que han vuelto a salir a la calle y a las empresas (entre mayo 2020 y marzo 2021) lo han hecho sin un vínculo reconocido por la ley que les otorgue esos derechos y prestaciones que, cada vez más, parecen una cosa del pasado. 

Hay otro indicador poco observado de la ENOE: la cantidad de trabajadores con condiciones críticas de ocupación. Éste se refiere a aquellas personas que trabajan menos de 35 horas a la semana, que trabajan más de 35 a la semana con ingresos mensuales inferiores al salario mínimo, o que labora más de 48 horas semanales con ingresos inferiores a dos salarios mínimos. Ese porcentaje ha aumentado en los primeros meses del año: mientras en diciembre de 2020 23% de los trabajadores de México trabajaba en condiciones críticas, en apenas 3 meses la proporción subió a 27%. Esto representa un incremento de 2 millones 205 mil 406 mexicanos que vive condiciones laborales más precarias que en 2020.

De la mano de esta cifra, está la proporción de trabajadores con acceso a instituciones de salud públicas, que ha disminuido en el mismo periodo (diciembre 2020 a marzo 2021) en dos puntos porcentuales. En medio de una crisis de salud que, si bien vislumbra un panorama más optimista gracias a la aplicación de la vacuna, aún pone en riesgo la salud de la población, los trabajadores pueden acceder cada vez menos a atención médica gratuita.

En el marco de las campañas electorales de 2021, analizar la calidad -más que la cantidad- de la recuperación económica es un ejercicio fundamental para que la ciudadanía exija a los candidatos propuestas concretas de generación de empleo. Es sobre esta base que se reconstruirá el mercado laboral mexicano. Y aunque, sí, urgen puestos, también es imperante otorgar a los mexicanos fuentes de sustento que protejan sus derechos y les den una mejor calidad de vida.

Te invitamos a leer este artículo en Expansión.

Karla Ruiz Argáiz labora enMéxico, ¿como vamos? registra a detalle el crecimiento económico del país. Síguelos en Twitter , Facebook e Instagram . Las opiniones expresadas en esta columna corresponden exclusivamente al autor.

Suscríbete a nuestro
newsletter

Enviamos nuestro boletín con la información económica más relevante, el análisis, los contenidos multimedia, la opinión de nuestros expertos, y más, todos los lunes.

Ver archivo