#BlogExpansion

#ElDatoDeLaSemana: Recuperación dispar y políticas públicas ausentes

  • La recuperación de los puestos de trabajo formales ha sido entonces desigual entre sectores y entidades federativas, así como entre hombres y mujeres, señala Axel Eduardo González.
image
CIUDAD DE MÉXICO, 09MARZO2020.- En el marco del paro nacional de mujeres “Un día sin mujeres”, pueden verse, desde las primeras horas del día, a mujeres participando en sus actividades laborales y cotidianas con normalidad. FOTO: PEDRO ANZA/CUARTOSCURO.COM

El 12 de julio de 2021 el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) publicó los datos referentes a puestos de trabajo formal al 30 de junio de 2021. El registro se situó en 20,175,380 puestos de trabajo. Si bien la recuperación del empleo formal (IMSS) durante la presente crisis ha sido más rápida al compararla con otras crisis recientes (1994-1995, 2008-2009), aún faltan por recuperar 246,062 puestos que se perdieron en el año 2020, consecuencia de la pandemia.

Además de este déficit en el nivel de empleo formal respecto a febrero de 2020, la recuperación ha sido asimétrica, con efectos diferenciados entre hombres y mujeres y con una recuperación diferenciada entre los distintos sectores de la actividad económica en los distintos estados de la República.

Con la reapertura gradual de actividades económicas, sectores industriales (transformación y construcción) con integración a las cadenas de valor global han aumentado el número de puestos formales a una velocidad mayor que el promedio. Por otra parte, el sector comercio y de servicios muestra un menor ritmo de recuperación, por la mayor necesidad de contacto intensivo de dichos sectores.

Durante la pandemia, las ramas de actividad que han sufrido una mayor contracción (comercio, hospedaje y servicios de preparación de alimentos, y servicios diversos) tienen una sobrerrepresentación de mujeres, por lo que sus puestos de trabajos se destruyeron con mayor frecuencia que aquellos de los hombres.

Si bien con los datos del IMSS recién publicados se observa que en estados con alta concentración del empleo en actividades relacionadas al turismo como Quintana Roo y Baja California Sur se presentan tasas anuales de recuperación altas en el nivel de empleo formal, en ninguno de estos estados se ha recuperado el nivel de empleo formal observado en febrero de 2020.

Este mayor ritmo de recuperación en estados con alta concentración del empleo en actividades como el comercio y servicios podría ser una de las explicaciones de que los puestos de trabajo de las mujeres crecieron a un ritmo mayor que el de los hombres (4% vs. 3.1% anual) en junio de 2021.

Continuando con las variaciones estatales y sectoriales, es importante destacar el caso de la Ciudad de México. La actividad económica de la capital se concentra alrededor del comercio, los servicios financieros y de seguros, el transporte y el turismo. De acuerdo con la SEDECO de la CDMX , dichas actividades aportan poco más del 90% del total del PIB de la Ciudad.

La denominación de la capital como una “ciudad de servicios” implica entonces que sea también uno de los estados con una recuperación más lenta, pues no sólo no ha recuperado el nivel de empleo formal observado en febrero 2020, sino que además presentó una tasa de decrecimiento anual del (-)1% en junio de 2021.

La recuperación de los puestos de trabajo formales ha sido entonces desigual entre sectores y entidades federativas, así como entre hombres y mujeres; por tanto, las políticas públicas para la recuperación del empleo deben estar diferenciadas para atender las distintas necesidades que se presentan en los estados, sectores y grupos de población.

El Plan Nacional de Vacunación por sí mismo no será suficiente para la reincorporación laboral de aquellas personas que salieron del mercado laboral como consecuencia de la pandemia, así como incorporar a aquellas personas que se integran a la Población Económicamente Activa.

En seguimiento a la estrategia de austeridad del gobierno federal, se han implementado medidas procíclicas, como la reducción presupuestal de 92% al Programa de Apoyo al Empleo (PAE), en el Presupuesto de Egresos de la Federación 2021 (PEF). El PAE pasó de tener 704.8 millones de pesos a 55.5 millones de pesos.

Finalmente, al momento de diseñar políticas públicas para la recuperación del empleo, no sólo deben considerarse las fricciones propias de la oferta y demanda laboral, sino cambios en la estructura de las labores de cuidado del hogar.

Las mujeres observaron un aumento en la carga de trabajo doméstico y de cuidados durante la pandemia, que en ocasiones se tradujo en un abandono del mercado laboral. Las políticas públicas de recuperación del empleo deben considerar entonces un componente de género, donde se atienda la sobrecarga a las mujeres en trabajos domésticos y de cuidados no remunerados.

Te invitamos a leer este artículo en Expansión.

Nota del editor: Axel Eduardo González (@AxelEduardoGG) es investigador enMéxico, ¿cómo vamos? , que registra a detalle el crecimiento económico del país. Síguelos en Twitter , Facebook e Instagram . Las opiniones expresadas en esta columna corresponden exclusivamente al autor.

Suscríbete a nuestro
newsletter

Enviamos nuestro boletín con la información económica más relevante, el análisis, los contenidos multimedia, la opinión de nuestros expertos, y más, todos los lunes.

Ver archivo